Santamaría pide a la Junta que no «enrede» porque no habrá pacto fiscal con Cataluña

Soraya Sáenz de Santamaría, flanqueada por Juan manuel Moreno y Antonio Sanz, ayer en Sevilla. /EFE
Soraya Sáenz de Santamaría, flanqueada por Juan manuel Moreno y Antonio Sanz, ayer en Sevilla. / EFE

La vicepresidenta del Gobierno afirma que no viene a Andalucía a «enmendar la plana a nadie» en alusión a lo que dijo Díaz de Moreno sobre su última visita

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió ayer en Sevilla en el consenso de PP y PSOE, como mínimo, tanto para la reforma de la Constitución como para el nuevo sistema de financiación autonómica. Aún así, añadió que para modificar la Carta Magna se necesitaría un consenso más amplio, y en el caso de la financiación autonómica apuntó que lo deseable es que el nuevo Gobierno de Cataluña tras el 21 de diciembre se sume al «debate». Sobre ambas reformas quiso dejar muy claro: ni una ni otra se hará para «contentar» a los separatistas catalanes. La vicepresidenta lanzó estos mensajes en dos intervenciones ayer en Sevilla acompañada del presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, una en un programa de la Ser sobre el 40 aniversario del 4D y después en una rueda de prensa tras asistir al comité ejecutivo regional de su partido.

Santamaría, que elogió la lealtad institucional de la Junta de Andalucía y la puso como ejemplo de autogobierno, también acusó al ejecutivo de Susana Díaz de querer «enredar» con «cosas que son absolutamente falsas», dejando claro que su gobierno no negociará un pacto fiscal como el vasco con el 'Govern' de Cataluña que salga de las elecciones del 21D. Instó al Gabinete de Susana Díaz a estudiar «la historia reciente» porque «todo el tema del independentismo vino porque Mariano Rajoy no se avino a abrir un pacto fiscal exclusivo para Cataluña».

Sáenz de Santamaría alude a las advertencias de los socialistas andaluces tras las declaraciones ambiguas de los ministros de Economía y Hacienda, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, no cerrando la posible negociación de un trato preferente en materia financiera con Cataluña. «Aquí las invenciones del Gobierno andaluz tienen muy poco recorrido más que intentar enredar», remarcó la vicepresidenta.

No fue el único zasca a Susana Díaz. Santamaría dijo que cuando visita Andalucía, ella no le enmienda la plana «a nadie». «Podría enmendársela en algunas cosas que no comparto al Gobierno socialista de la Junta de Andalucía, pero no lo hago por respeto institucional».

Se refería a las críticas de la mandataria andaluza a Juanma Moreno, a quien en el debate de la Comunidad dijo que la vicepresidenta le había enmendado la plana por reconocer en una visita a Málaga que Andalucía está mal financiada cuando Moreno lo atribuye a la mala gestión de la socialista. Luego Moreno matizó estas declaraciones y sí reconoce que Andalucía está mal financiada, pero también ha recalcado una mala gestión de los gobiernos socialistas, citando ayer como ejemplo los casi mil millones de euros devueltos al Gobierno para cursos de formación para el empleo.

Santamaría volvió a reconocer que el actual sistema de reparto del dinero «no es un modelo bueno», pero recordó que su partido lo viene afirmando desde que lo aprobó el PSOE de la mano de ERC, en alusión al tripartito que gobernaba entonces, en 2007, en Cataluña con el socialista José Montilla como presidente. Las comunidades del PP votaron en contra.

Ahora, Sáenz de Santamaría aboga por un consenso de instituciones y partidos, señalando al PSOE. La vicepresidenta recordó que el día 23 se cumple el plazo para que las comunidades aporten observaciones al documento de los expertos. «Cualquier cambio va ligado a un amplio consenso, a garantizar la igualdad y la solidaridad territorial», subrayó.

Susana Díaz, que comparte estos criterios, reconoció ayer en el 'Foro Ideal de Granada' que la negociación va a provocar «tirones» dentro de los partidos pues en ellos «conviven sentimientos territoriales distintos», de forma que «hay quien piensa que su tierra está mal financiada» mientras que «otros que saben que están bien financiados no quieren perder». Susana Díaz alude, sin mencionarlas, a comunidades gobernadas por su propio partido.

Reforma de la Constitución

Sáenz de Santamaría también avanzó que la reforma de la financiación autonómica debe abordar la de los ayuntamientos. Con ello contenta a muchos de los alcaldes de su partido en Andalucía, algunos presentes en el comité ejecutivo.

En la reunión, la vicepresidenta hizo un análisis de la situación del país por la deriva secesionista y subrayó el papel del Gobierno para devolver la normalidad a Cataluña. En declaraciones después, se mostró en la misma línea de otros ministros al enfriar una reforma constitucional salida de la comisión que arrancó la pasada semana en el Congreso a instancias del PSOE. Dijo estar de acuerdo con cambios en la Carta Magna, pero no para «contentar» a los nacionalistas. «No se contentan, para ellos cualquier logro es una meta volante», aseveró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos