Sánchez sitúa a un viejo rival de Susana Díaz como delegado del Gobierno en Andalucía

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis será nombrado mañana delegado del Gobierno en Andalucía. :: efe/
Alfonso Rodríguez Gómez de Celis será nombrado mañana delegado del Gobierno en Andalucía. :: efe

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis tendrá como misión defender la política de La Moncloa y deshacer los recelos del PSOE-A al liderazgo del presidente

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

El Consejo de Ministras y Ministros aprobará hoy el nombramiento del sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis como nuevo delegado del Gobierno en Andalucía. Con este nombramiento el presidente, Pedro Sánchez, compensa a uno de sus principales apoyos en Andalucía con un puesto institucional que le da proyección política. Si bien, el hecho de que también sea uno de los reconocidos enemigos íntimos de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, la decisión infiere otra lectura. Sánchez quiere asegurarse la defensa de sus políticas en un territorio en teoría amigo por estar gobernado por el PSOE, pero en la práctica receloso del presidente una vez que todas las direcciones provinciales son de la cuerda de Díaz, su rival hace un año por el control del PSOE.

Gómez de Celis tendrá como misión deshacer esos recelos de los socialistas andaluces al liderazgo del presidente en el partido, además de servir de acompañante de ministros cuando visiten la Comunidad. Con objetivo electoral claro. Andalucía es granero de votos socialistas y en esta comunidad Pedro Sánchez perdió las generales de 2016 cuando este partido llevaba cuatro elecciones seguidas ganando. A Celis le avala un gran conocimiento de las tripas del PSOE, habiendo sido varios años secretario de la agrupación de Nervión, la más numerosa de Sevilla y de Andalucía. En los nombres de los subdelegados provinciales habrá alguna clave en este sentido, aunque quizás no la que esperan los sanchistas andaluces.

Para estos el nombramiento de Gómez de Celis les da visibilidad en un territorio en el que Díaz no les ha dejado hueco ni en lo orgánico del partido ni en los cargos de la Junta. Habrá que ver si los subdelegados son también sanchistas o si con el afán de romper el hielo y ganarse a los cuadros provinciales, se buscan nombres de consenso.

De hecho, Díaz hubiera preferido un delegado del Gobierno acordado por los dos ejecutivos, como ha ocurrido casi siempre en los tiempos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Sánchez parece no haber consultado con la presidenta este nombramiento, como tampoco lo hizo con los ministros andaluces. Tampoco llamó a ningún otro 'barón' regional para ello.

La conocida enemistad personal entre Gómez de Celis y Susana Díaz no implica que el nuevo delegado del Gobierno vaya a ejercer el cargo con hostilidad hacia el Gobierno de la Junta, sino más bien lo contrario. Deberá hacer ver su capacidad de gestión con la cooperación institucional y lidiar con los consejeros de la Junta para la coordinación en esta comunidad en temas de seguridad, con el narcotráfico en Campo de Gibraltar y la inmigración como asuntos calientes.

Gómez de Celis sustituye a Antonio Sanz, presidente también del PP de Cádiz, que ha hecho gala de haber mantenido una buena cooperación con la Junta andaluza pese a la diferencia de partidos

El actual secretario de Relaciones Institucionales del PSOE fue uno de los primeros apoyos de Pedro Sánchez, desde que inició la aventura en 2013 de querer liderar el partido recorriendo sus agrupaciones y el político sevillano le ayudó a abrir sus puertas en Andalucía. Participó de los primeros encuentros del famoso grupo de Orixe, nombre del restaurante gallego de Madrid donde se reunían.

Leal desde el principio

Tras perder Sánchez la secretaría general del PSOE en octubre de 2016, Rodríguez Gómez de Celis siguió a su lado. Con Quico Toscano y Paco Salazar organizaron el primer mitin de Sánchez en Dos Hermanas a la reconquista del liderazgo en unas primarias a cara de perro con la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Nacido en 1970, licenciado en Ciencias del Trabajo y diplomado en Relaciones Laborales, Gómez de Celis cuenta con una larga experiencia en la gestión pública. Fue concejal y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla con Alfredo Sánchez Monteseirín lo mismo que Susana Díaz y durante un tiempo se le señaló como delfín del excalcalde. De esta época de vida municipal data la enemistad con Díaz, ya que se le atribuye a esta que Griñán optara por Juan Espadas y no por él como candidato.

Luego siempre estuvieron en bandos distintos. Gómez de Celis apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba y Díaz a Carme Chacón en 2012. El sevillano dirigió la campaña de Luis Planas, actual ministro de Agricultura, en las primarias para suceder a Griñán pese a saber que contaba con pocas posibilidades frente a Díaz, tan escasas que Planas abandonó antes de contar los avales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos