El rifirrafe andaluz cambia de pareja

El rifirrafe andaluz cambia de pareja
EFE

Moreno a Díaz: «A usted Sánchez le ha hecho un roto». Díaz a Moreno: «Usted lo que teme es lo que viene en el AVE de vuelta a Sevilla»

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El primer rifirrafe en el Parlamento andaluz entre la presidenta de la Junta y los líderes de la oposición reflejó el cambio en el Gobierno de la nación. Tanto Juanma Moreno (PP) como Antonio Maíllo (IU) e incluso Juan Marín (Cs) apuntaron a Susana Díaz para señalar que se ha quedado sin su principal argumento cuando se le criticaba su gestión al frente de la Junta: Responsabilizar al Gobierno de Mariano Rajoy y a su cicatería y vetos a Andalucía. «Antes la culpa era de Rajoy, pero eso va a cambiar», le avisó Maíllo. «A usted, Sánchez le ha hecho un roto», esgrimió en su turno Moreno, para quien Díaz ha hecho de la confrontación con Madrid su principal arma de dejación de funciones. El líder del PP inquirió a la presidenta si ahora, con Pedro Sánchez en la Moncloa, va a ser igual de exigente que lo fue con Rajoy. «¿Qué excusa va a poner ahora para tapar la incapacidad?», espetó Moreno.

La respuesta de la presidenta era la esperada. Aseguró que seguirá defendiendo los intereses de Andalucía ante el Gobierno central con la misma «firmeza», si bien aseguró que a partir de ahoralos ministros de Sánchez y este demostrarán «más sensibilidad» con esta comunidad que los del PP, mencionando a Montero, el presidente y también a Luis Planas, cuya rivalidad con Díaz es conocida desde que compitieron en las primarias de 2013. «La presencia de Montero y Planas es una garantía para Andalucía». «Nunca va a notar tanto una tierra el cambio de una letra en un apellido, Montero por Montoro», expresó la presidenta en el debate con Moreno.

A este le recriminó su «sobreactuación» respecto al cambio en Madrid, zahiriendo al líder del PP andaluz por el momento bajo que vive su partido. «Lo que sale de Andalucía para Madrid a mí me agrada, preocúpese usted más de lo que viene de Madrid para sus filas y de lo que va a tener que gestionar. Usted lo que teme es es lo que viene en el AVE de vuelta a Sevilla», manifestó la presidenta andaluza en alusión a los exministros Juan Ignacio Zoido y Fátima Báñez. Díaz se hace eco de las rencillas internas de los populares con esta frase y de las expectativas de algunos para que la exministra de Empleo cogiese el sitio de Moreno.

El candidato del PP a la Junta quiso mostrar desde el primer debate tras la moción de censura en Madrid cuál va a ser su estrategia, atacar a Díaz con la misma arma que esta ha utilizado contra Moreno, la confrontación con Madrid a través de él. Si antes se oía a la presidenta reclamar a Moreno que se pusiera de parte de Andalucía y se rebelara contra Rajoy para reclamar más dinero para financiar sanidad y educación, ayer el dirigente popular recordó frases de Díaz como que no hay que perder ni un minuto para poner en marcha la finaciación autonómica o criticando los Presupuestos estatales para poner en evidencia que Díaz es la «reinta de las contradicciones» y actuará «como un corderito» ahora con el PSOE en La Moncloa.

Moreno espetó a Díaz que ya «no tiene excusa» para exigir la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera para negociar la nueva financiación con 4.000 millones de euros más al año para esta comunidad. Esta cantidad viene reflejada en la propuesta andaluza que elaboró la ahora ministra de Hacienda cuando era consejera y que el PP respaldó en el Parlamento. Sobre los Presupuestos preguntó a Díaz que por qué no exige a Sánchez que cambie unos Presupuestos que calificó de «atropello» y «castigo» hacia Andalucía. «Qué paradoja que los vaya a gestionar su exconsejera, esa es la foto de su demagogia», manifestó.

Susana Díaz replicó que sigue considerando los Presupuestos malos para esta comunidad, pero dijo confiar en la sensibilidad de los ministros del nuevo Gobierno. «Voy a seguir reivindicando. Yo no voy a cambiar, usted seguramente, sí».

El rifirrafe con Juan Marín este también quiso dejar en evidencia que las tornas han cambiado para Díaz y le espetó sobre cuándo exigirá los 4.000 millones de euros anuales de la financiación autonómica para sanidad y educación. Díaz sonrió al responderle que se alegraba que ahora se apuntara a la propuesta de financiación que votó en contra en el Parlamento.

El debate con Esperanza Gómez, portavoz de Podemos en ausencia de Teresa Rodríguez, versó sobre la dependencia, cuya gestión calificó aquella de «caótica» e «improvisada» con personas muertas antes de recibirla. «Cuando hablan de caos le hacen el juego a la derecha», respondió la presidenta.

Antonio Maíllo ahondó en la vieja rivalidad de Díaz con Sánchez para situarla junto a Rajoy. «Será gobierno amigo, pero pocos amigos tiene en él», señaló para asegurar que está en «el lado conservador» del PSOE, que nunca hubiera apoyado una moción de censura como hizo Sánchez y que confunda «estabilidad con inmovilismo». Díaz le contraatacó con la confluencia con Podemos, que califica de absorción de IU.

También, como con Moreno, hubo cruce de frases ingeniosas: «La moción de censura le ha dejado fuera del tablero de juego y ha dejado en evidencia su pacto» con Rajoy, dijo Maíllo. «Cuando venga a hablarme de ruina piense en los escombros que va a dejar de su fuerza política», respondió Díaz.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos