La revisión del déficit no contenta a la Junta, que insiste en el 0,6%

La décima de más concedida supone 150 millones de alivio, pero la consejera denuncia que aún tendrá que recortar 300 millones

L.G.-S. SEVILLA.

La Junta de Andalucía seguirá votando en contra del aumento en una décima del objetivo de déficit para 2018, que ayer el ministro de Hacienda anunció para su aprobación en un consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) extraordinario y convocado por sorpresa para el viernes. La consejera andaluza de Hacienda, María Jesús Montero, dijo que se trata de una «rectificación» pero «claramente insuficiente», por lo que seguirá peleando por el 0,6% . La décima de más que va a aprobar a continuación el Consejo de Ministros supondrá un alivio de 150 millones de euros para el Presupuesto andaluz. Con todo, la consejera denunció que con este nuevo objetivo la Junta en vez de recortar 450 millones tendrá que hacerlo en 300 millones.

La nueva senda de déficit que Montoro anunció ayer en Madrid, y que incluye una décima también de mejora para 2019, cuando las comunidades deberán dejar su última línea en el 0,1% del PIB, para llegar al equilibrio un año más tarde, en 2020, ha sido recibido en la Junta como una improvisación, dado que hace dos días la postura del Ministerio era otra.

La consejera afeó estos vaivenes al ministro y le dijo que el impacto que tienen las cuentas públicas sobre los servicios públicos «es algo muy serio», por lo que le pidió «una reflexión profunda» sobre el reparto del objetivo y sobre «quién tiene que hacer el esfuerzo» por tener las políticas «más importantes que son garantía de igualdad para los ciudadanos».

Montero dijo que el ministro pretende tratar a las comunidades «con el palo y la zanahoria», como le gusta decir, y que «no se trata de poner un señuelo, de darnos algo para intentar concitar nuestro apoyo».

Asimismo, la consejera lanzó al ministro un guante al decirle que si rebaja los ingresos con las cesiones a Ciudadanos en IRPF, «será porque las entregas a cuenta van a crecer y mucho».

Mientras Cs preguntó al Gobierno andaluz «cuál es la excusa» para no seguir hablando sobre el impuesto de sucesiones, una vez conocido el techo de gasto, Carmen Crespo, portavoz parlamentaria del PP-A, dijo que «a Susana Díaz se le acaban las excusas para la confrontación» y acusó a la presidenta de estar «en la bronca» contra todos, ayuntamientos, Gobierno , PP y su propio partido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos