Reclaman sacar los restos de Queipo de Llano de la basílica de la Macarena

La polémica coincide con la aprobación por la Junta de 14 nuevos lugares de la Memoria Democrática

M. D. T. SEVILLA.

La polémica está servida en Sevilla. Uno de sus lugares más emblemáticos, la basílica de la Virgen Macarena, situada frente al Parlamento andaluz, se ha convertido en el foco de una controversia debido a que en su interior reposan los restos del general Queipo de Llano, uno de los principales artífices del golpe de Estado de 1936. El Ayuntamiento de Sevilla aprobó hace un año una moción en la que se condenaba el golpe fascista y se repudiaba a Queipo de Llano. La moción fue aprobada por unanimidad, aunque PP votó en contra de la petición de sacar al general de la Macarena y C's se abstuvo.

Ahora, una vez aprobada la ley andaluza de la Memoria Democrática e Histórica, varios colectivos y partidos de izquierdas han emprendido una campaña para que se haga efectivo el acuerdo municipal. Tanto el alcalde, Juan Espadas, como el Gobierno de la Junta, se muestran cautos. Abogan por el diálogo. La Junta, según su portavoz, Juan Carlos Blanco, analizará la petición con arreglo a la ley.

La Coordinadora Andaluza de Organizaciones Republicanas organizó la noche del lunes una «vigilia antifascista» reclamando frente a la Catedral de Sevilla y el palacio Arzobispal la salida de los restos mortales de Queipo de Llano de la basílica de la Macarena. El coordinador general de IU, Antonio Maíllo, pidió a la Iglesia «una reflexión» porque «no puede tener en su templo a un criminal de guerra».

La polémica coincidió ayer con la aprobación por parte de La Junta de Andalucía de catorce nuevos Lugares de Memoria Democrática en seis provincias, de acuerdo con la mencionada ley.

Esquina de Caparrós

Esta figura pretende localizar los espacios emblemáticos vinculados a la Guerra Civil y la Dictadura y servir de recuerdo y homenaje a las víctimas de la represión franquista. Entre los lugares señalados se incluye la esquina donde asesinaron a Manuel García Caparrós en Málaga y el Palacio de la Aduana, ahora convertido en Museo, pero que albergó calabozos durante el franquismo.

También figuran la Colonia de Víznar en Granada, donde transitó antes de su asesinato Federico García Lorca. Y la sede de la Capitanía General de la Gavidia en Sevilla, donde Queipo de Llano dirigió el golpe en Andalucía.

Otros enclaves son la fortificación del Estrecho de Gibraltar y la fosa común del cementerio de San Roque en Puerto Real, en Cádiz; la Plaza de la Constitución y el cementerio de Baena y el refugio antiaéreo de la Plaza de España de Villanueva de Córdoba; el convento de Santa Úrsula de Jaén, el campo de concentración de Santiago e Higuera de Calatrava, y la cárcel vieja de Úbeda, en la provincia de Jaén.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos