El PSOE-A muestra sus diferencias con el PSC sobre financiación

«Me da mucho miedo el fuego amigo», afirma Escudero sobre la propuesta de Iceta, mientras Susana Díaz reconoce que defender Andalucía «duele en casa»

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

En el marco de un coloquio entre la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el que fuera primer presidente electo de Andalucía, Rafael Escudero, los socialistas andaluces mostraron ayer sus diferencias con el PSC sobre financiación autonómica. Estas diferencias se resumen en una posición en contra de que se le conceda a Cataluña un modelo de financiación como los que tienen el País Vasco y Navarra, comunidades que recaudan y gestiones sus impuestos y a cambio pagan al Estado un cupo anual por las prestaciones de este en materia de seguridad, defensa y otras. Una concesión que, sostienen en la Junta, perjudicaría a comunidades con menos ingresos fiscales en proporción a su población, como Andalucía.

El PSC no ha propuesto exactamente un concierto como el que recoge la Constitución para Euskadi y Navarra, pero casi. Miquel Iceta ha prometido si gana las elecciones y gobierna negociar con Madrid que Cataluña gestione sus impuestos con su propia agencia tributaria aunque concertada con la estatal y respetando el principio de «ordinalidad», es decir, transferencias a regiones más pobres, pero siempre que se convenga un mayor gasto a las que recaudan más o son más ricas. Iceta dice que su propuesta no es solo para Cataluña, sino para el resto de comunidades.

Susana Díaz no quiso entrar a criticar al secretario general del PSC cuando fue preguntada al respecto en el coloquio organizado por la cadena Ser y la Fundación Cajasol con motivo del 4D. «No he hablado con Iceta», dijo primero. Tras la insistencia de la periodista Esperanza Sánchez, respondió: «No voy a polemizar, está en campaña electoral, pero él sabe lo que pienso, siempre he dicho lo mismo, cuando me ha ido bien y cuando no». «Defiendo un modelo federal, no confederal».

Acusa a Rajoy de utilizar el «lío territorial» para recortar autogobierno

La presidenta, sin embargo, fue más rotunda y explícita cuando se refirió a la propuesta, en igual sentido de Iceta, del lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullo, quien sugiere que el nuevo modelo de financiación aplique el cupo vasco. «No se puede romper la caja de la Seguridad Social, eso supondría poner en peligro a todo un país».

Su contertulio, Rafael Escuredo, fue más rotundo al expresar las diferencias con el PSC, avaladas por Pedro Sánchez. «Yo le tengo mucho miedo al fuego amigo, me da mucho miedo cuando oigo hablar de cooperación fiscal», manifestó. «Su idea (sobre Iceta) es para tentarse la ropa. Como soy de pueblo (Estepa), desconfío». En el mismo sentido que Susana Díaz, considera que si Cataluña se suma a País Vasco y Navarra con el cupo fiscal, eso equivaldría al 40% del PIB nacional: «Nos llevaría a la ruina», apostilló.

Díaz, que considera a Escudero su referente político, si se expresó con igual contundencia que este sobre la dificultad que se avecina con la discusión del reparto del dinero entre las comunidades autónomas para la financiación de los servicios básicos para los ciudadanos, como salud y educación. Díaz reiteró su advertencia de que existe «la tentación de volver a dos velocidades», como se dispuso en la transición.

Crítica a Rajoy y Podemos

En este aspecto subrayó que Andalucía deberá vigilar tanto a los «nacionalismos insolidarios» como a la vocación «centralista» de Mariano Rajoy, al que acusó de aprovechar el «lío» territorial para «recortar autogobierno» a las comunidades. También arremetió contra Podemos, al que se refirió como la «izquierda moralista» y los «truhanes» que quieren reescribir la historia. Apeló una vez más a la unidad de los partidos andaluces como aquel 4D de 1977. «Andalucía será un factor de equilibrio para garantizar la igualdad territorial sin privilegios. Nos va a tocar levantar la voz en defensa de la igualdad», enfatizó. También Rafael Escuredo coincide que Andalucía «va a tener que ponerse en pie» para defender no quedarse relegada.

Dijo confiar de forma ciega en Susana Díaz. Esta reconoció al final las diferencias con Ferraz: «Defender Andalucía por encima de todo, a veces eso duele en casa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos