PSOE, PP, Podemos e IU destacan como un hito el pacto de financiación autonómica

JuanMarín y el diputado de Cs José Luis Díez./EFE
JuanMarín y el diputado de Cs José Luis Díez. / EFE

El aplazamiento a hoy de la votación del dictamen ofrece una nueva oportunidad a Cs, que insiste en seguir fuera del consenso

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El primer y puede que único gran pacto esta legislatura de los partidos en Andalucía se retrasa un día y será hoy cuando el Parlamento someta a votación el dictamen consensuado por PSOE, Podemos e Izquierda Unida, al que también se ha sumado el PP, para defender un modelo de financiación autonómica con una sola voz andaluza. El debate sí tuvo lugar en la tarde de ayer y todos los portavoces de los grupos firmantes aprovecharon el turno de exposición en la tribuna para destacar como un hito el pacto sobre financiación e invitar a Ciudadanos a pensárselo mejor y sumarse al consenso. «Nos alegramos de que la votación se haga mañana, así Cs tiene otra oportunidad para sumarse», manifestó la diputada de Podemos Carmen Lizárraga.

Ya antes el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, se mostró inflexible en seguir rechazando un texto definido por los partidos impulsores como «solvente y riguroso», garante de la «igualdad» y de «base extraordinaria» para que otras comunidades del régimen común lo hagan suyo.

La Mesa de la Cámara decidió posponer el debate al final de la sesión de tarde del Pleno para que le diera tiempo al coordinador de IU, Antonio Maíllo, a llegar a Sevilla desde Bruselas, donde en la mañana participó en una comisión del Parlamento europeo sobre los pozos de gas de Doñana. Maíllo llegó con la hora justa de subir a la tribuna para explicar su posición y la adhesión de IU al documento trabado con los principios de equidad, suficiencia financiera y lealtad institucional.

Maíllo celebró que el modelo de financiación que defenderá la Junta de Andalucía en el Consejo de Política Fiscal y Financiera cuando se convoque le ponga cifras al coste de los servicios básicos y remarque como inaceptable los principios de ‘statu quo’ (una comunidad no puede recibir menos que antes) y de ordinalidad (las regiones que más aportan a la caja común pueden recibir y gastar más). También valoró que se ponga cifra a la insuficiencia financiera, 16.000 millones de euros en todas las comunidades, 4.000 millones de euros en Andalucía.

Carmen Lizárraga (Podemos) subrayó el consenso alcanzado para que la reforma de la financiación tenga «acento andaluz». «Podemos decir con orgullo que se trata de una posición fuerte», sostuvo. Enfatizó sobre el blindaje de servicios como sanidad y educación, para los que el dictamen fija un montante porcentual sobre el PIB de entre el 5% y el 7%, lo que implica «cerrar la puerta a los copagos».

Altura de miras

El portavoz socialista, Mario Jiménez, elogió el alto consenso de los parlamenarios de los cuatro grupos políticos que con «altura de miras y con grandeza» respaldarán un acuerdo de gran importancia histórica para los intereses andaluces, destacando del mismo la defensa a ultranza de la equidad entre territorios. Jiménez recriminó a Cs que su falta de apoyo se debe a intereses de su partido en Cataluña.

El portavoz de Cs, Juan Marín, siguió insistiendo en que el documento defiende la subida de impuestos, aunque hasta la portavoz del PP, Carmen Crespo, le recordó que no hay ninguna mención al incremento de la carga fiscal porque si fuera así su partido no lo hubiera votado.

En clara alusión al partido naranja, Crespo manifestó que con el apoyo al dictamen el PP demuestra que «hemos puesto los intereses de los ciudadanos por encima de los del partido» porque «abogamos por la igualdad y no por la desigualdad». También reiteró que el texto es «una enmienda a la totalidad» del sistema aprobado en 2007 por José Luis Rodríguez Zapatero y aplaudido por el PSOE andaluz entonces.

En la sesión de hoy se producirá la votación, pero además la presidenta de la Junta, Susana Díaz, hará una valoración de un pacto con el que cumple el compromiso alcanzado con los líderes en septiembre.

PP y PSOE rechazan una ley de Podemos para controlar el Gobierno en funciones

El Parlamento andaluz rechazó ayer, con los votos del PSOE y del PP, la toma en consideración de una Proposición de Ley de modificación presentada por Podemos con la que se pretendía asegurar que se controle en la Cámara al Gobierno en los periodos en los que esté en funciones tras las elecciones.

La iniciativa de la formación morada, respaldada por Cs e IU, también contemplaba que el Parlamento pudiera legislar con el Ejecutivo en funciones, por lo que se podría iniciar el trámite de proposiciones de ley, si no supusieran alteración presupuestaria.

La portavoz de Podemos, Esperanza Gómez, explicó que se trataba de ejercer el control ordinario de un gobierno que está en funciones y que precisamente por eso está «más limitado que nunca», así como de evitar que un gobierno «rebelde» intente «paralizar» el Parlamento ante un resultado electoral que no le conviene.

Ha criticado la «utilización partidaria» de las instituciones y la intención de «secuestrar» la Cámara, a la vez que ha advertido de que va a ser «habitual» que con el nuevo panorama político varias fuerzas tengan que ponerse de acuerdo para investir un presidente, por lo que habrá más periodos de interinidad.

Gómez se mostró «decepcionada» con el PP e ironizó con que «precisamente le ha dado por ejercer la coherencia» con lo que votó en Madrid, a la vez que lamentó que al PSOE «no le hace gracia» aumentar el control democrático.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos