El psiquiatra Javier Criado atribuye las denuncias de abusos sexuales a «venganza»

Javier Criado, a la derecha, sale del Juzgado. :: efe/
Javier Criado, a la derecha, sale del Juzgado. :: efe

Las víctimas gritan ante el juzgado «Ni una más» y reclaman que no prescriban estos delitos

L.G.-S. SEVILLA.

El psiquiatra Javier Criado negó ayer ante la jueza de Instrucción Nº 19 de Sevilla, Ana Escribano, las acusaciones de abusos sexuales sobre una de sus pacientes, y las consideró «mentiras», «una venganza» y «una conspiración». Mientras, en la puerta del juzgado siete mujeres que también acusan al médico profirieron gritos de «Ni una más» y esgrimieron una pancarta: «El dolor de las víctimas no prescribe. La culpa del abusador tampoco», para reclamar al Gobierno que acabe con la caducidad de estos delitos. Aunque sus testimonios no pudieron oirse en la sala, pese a la petición de la abogada de la acusación, sus declaraciones a los medios dejaron testimonio del horror. Aseguraron haber sido objeto de abusos sexuales y de tocamientos mientras estaban en situación de especial debilidad, medicadas o sometidas a hipnosis.

El caso del psiquiatra sevillano, conocido como «el psiquiatra de la aristocracia» porque trató entre ottras a Matilde Solís, exmujer del actual duque de Alba, que lo denunció en su página de Facebook, estalló mucho antes que las denuncias de abusos en Hollywood y causó una conmoción similar en la sociedad sevillana, donde el médico es un poderoso galeno y dirigente de una de las principales cofradías. Hasta 32 mujeres denunciaron ante el colegio de Médicos de Sevilla haber sido objeto de abusos por parte del médico, durante las consultas y a lo largo de más de treinta años.

De estos casos ocho se sustanciaron en una denuncia penal, los que pudieron contar con fondos para realizar los informes psicosociales pertinentes, explicó Manuel Seco, de la Asociación de Víctimas de Abusos Veritas, constituida para conseguir llevar adelante la acción penal. La jueza consideró entonces que la denuncia, por delito continuado de intrusismo profesional, un delito de omisión del deber de socorro, un delito continuado contra la integridad moral, tres delitos continuados de abuso sexual, dos delitos de abuso sexual, y uno de inducción al suicidio, habían prescrito, si bien el fiscal vio «serios indicios de culpabilidad».

El único caso que no había prescrito es el que se vio ayer, por presunto delito contra la integridad moral. La víctima ratificó haber sido objeto de trato vejatorio e insinuaciones sexuales durante dos años.

El Colegio de Médicos espera para actuar a que acabe el proceso,mientras el psiquiatra ha vuelto a abrir su consulta.

Fotos

Vídeos