La prórroga de los Presupuestos del Estado seguirá penalizando la inversión en Andalucía

La presidenta de la Junta y la consejera de Hacienda, en una imagen de archivo. :: sur/
La presidenta de la Junta y la consejera de Hacienda, en una imagen de archivo. :: sur

La imposibilidad del Gobierno central de aprobar sus cuentas deja en el aire la subida de sueldo de los funcionarios

L.GLEZ.-SANTIAGO SEVILLA.

La posibilidad de que el Gobierno central no apruebe los Presupuestos Generales del Estado para 2018, ante la falta de apoyo parlamentario, inquieta en la Junta de Andalucía, aunque a nivel de su propia gestión presupuestaria no se va a notar. Fuentes del Gobierno andaluz destacan que la Junta tiene ya elaborado y garantizado su propio Presupuesto, gracias al pacto alcanzado con Ciudadanos, y que la ausencia del marco nacional no afecta en la confección del mismo, porque ya en el mes de julio se dieron a conocer las entregas a cuenta que corresponderán a la comunidad, una magnitud clave para levantar sobre ellas la arquitectura del gasto.

No obstante, en la Consejería de Hacienda se considera que la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado son una mala noticia para la economía en general y que va a perjudicar a la comunidad especialmente porque se mantiene la ausencia de inversiones.

En los PGE anteriores, y que se mantendrían vigentes en caso de no alcanzarse un acuerdo en el Congreso de los Diputados, la inversión del Estado en Andalucía sufrió un recorte del 36,6 %, situando a Andalucía en último lugar, con el 13,5% del total regionalizables, cinco puntos menos del nivel poblacional de la comunidad. El recorte se produjo tanto en términos absolutos como relativos, ya que en el 2016 recibió 1.820,64 millones de euros y, para el 2017 se consignaron 1.156,76 millones de euros.

Las protestas del Gobierno andaluz han sido constantes y la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, exigió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explicaciones de lo que calificó como «desastre», «un maltrato» y «un ataque frontal sin ninguna justificación» a Andalucía.

La falta de inversión del Estado en Andalucía ha sido considerada una rémora en el crecimiento de la comunidad y los expertos de la secretaría general de Economía andaluza han calculado que perjudica la convergencia de Andalucía con las regiones más desarrolladas. Incluso se exige un plus de inversión estatal para corregir los déficits que ésta sufre.

Asimismo, la falta de Presupuestos lleva la incertidumbre a la posibilidad de subida de sueldo de los funcionarios, que debían contemplarse en estas cuentas públicas y tendría incidencia sobre la recuperación de la jornada laboral de 35 horas, si bien la negociación de la misma ha sido llevada a una mesa de negociación paralela con los sindicatos. Entretanto, el Gobierno central no descarta alcanzar un acuerdo parlamentario para poder llevar la cuenta pública al Consejo de Ministro en «una o dos semanas», el plazo del 30 de septiembre como límite para llegar a las Cortes se ha cumplido y en medios de la Junta no se cree que en el actual contexto político, con la crisis abierta por el independentismo catalán, el PNV vaya a dar su respaldo al Ejecutivo de Mariano Rajoy de nuevo.

El Presupuesto andaluz está pactado y pendiente de ser aprobado en el Consejo de Gobierno, lo que se producirá durante el mes de octubre, aún sin fecha decidida, para llevarlo al Parlamento autonómico a final de mes. De su contenido se conoce poco más que las principales líneas: un crecimiento de «sectores prioritarios» en partidas como la Sanidad, con un 5% más (unos 465 millones), Atención Temprana (44 %), Educación (3,3 %), Dependencia (2,2 %) e Igualdad y Políticas Sociales (7 %), en el que destacan los 198 millones consignados para la renta mínima de inserción.

Se espera que sean unos presupuestos con un incremento de la inversión que ronde el 3%, en línea con la previsión de crecimiento del PIB de la comunidad, que acaba de ser revisada en este porcentaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos