Prisión por violar a una mujer en la sala de espera del hospital Macarena

SUR SEVILLA.

Un hombre ha sido detenido y ha ingresado en prisión como presunto autor de un delito de abuso sexual contra una mujer, cometido el pasado día 18 de enero en una sala de espera para familiares en Urgencias del Hospital Virgen Macarena de Sevilla en la que ambos se refugiaban del frío. Se trata de personas 'sin techo', no pacientes ni familiares, puntualizaron fuentes del hospital. El caso etá bajo investigación judicial.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves, cuando tres indigentes, un hombre y dos mujeres, se encontraban en la citada sala de espera para familiares. Según fuentes policiales y hospitalarias que cita la agencia Europa Press, el detenido, un hombre nacido en 1974, aprovechó el estado de «semiinconsciencia» de una de las mujeres para «abusar de ella y penetrarla». Según dicho relato, la víctima al principio no se percató de nada, pero después notó al varón encima de ella y que le había quitado la ropa, por lo que empezó a gritar.

Los gritos alertaron al vigilante de seguridad del hospital, quien retuvo al varón hasta la llegada de los agentes de la Policía Nacional, según adelanta en su edición de este miércoles Diario de Sevilla, donde señala que el presunto autor cuenta con doce detenciones anteriores.

La Policía Nacional tomó declaración a las dos mujeres, víctima y testigo. La segunda mujer que se encontraba en la sala declaró que lo había visto. Los agentes identificaron y, posteriormente, detuvieron a este hombre, que fue puesto a disposición de la autoridad judicial.

Más vigilancia

Tras conocerse los hechos, ayer miércoles el hospital anunció que reforzará el dispositivo de vigilancia y seguridad en el área de urgencias con respecto a las salas de espera. El centro remitió a las declaraciones del gerente del hospital, Antonio Castro,a la cadena Ser, donde dijo que la zona donde sucedieron los hechos es una sala de espera para familiares aledaña al área de urgencias, con acceso directo a la calle, en la que de manera ocasional entran personas 'sin techo'.

Respecto a la ausencia de vigilancia en el momento de los hechos, Castro explicó que «no es que la zona no esté cubierta», sino que la labor de los vigilantes comprende una serie de rondas en la que se interesan por las personas que en ese momento permanecen en el lugar, por lo que en este caso «se pudo aprovechar un momento en el que no pasaba nadie». Castro dijo que la zona es tranquila y que es la primera vez que se da un incidente de estas características, y explicó que la dirección del centro trabaja «continuamente» con los servicios sociales del Ayuntamiento y el Cecop. «A los 'sin techo', añadió, se les atiende con normalidad, efectuando las pruebas y tratamientos necesarios y dando aviso en el momento del alta para su posible alojamiento por parte de centros de acogida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos