Primer ensayo general

Susana Díaz, en una intervención en el Parlamento la pasada semana. :: efe/
Susana Díaz, en una intervención en el Parlamento la pasada semana. :: efe

Susana Díaz reivindicará su gestión avalada por el buen momento económico y la oposición recordará su frustrado intento de irse a Madrid El debate del miércoles se prevé como balance de legislatura y antesala de la campaña para las andaluzas

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

Susana Díaz subirá a la tribuna del Parlamento andaluz este próximo miércoles por penúltima o última vez para un debate general esta legislatura. Depende de si apura o no los nueve meses de plazo máximo para pulsar el botón de la convocatoria electoral. Por lo pronto la fecha del debate, día 9 de mayo, descarta las elecciones antes del verano, como había pronosticado el PP. El día 8 comienzan a contar los 54 días preceptivos para una cita con las urnas en julio. Esta coincidencia no es baladí. Uno de los objetivos de la presidenta andaluza al señalar esta semana de mayo el primero de los dos debates generales al año que prometió es alejar el runrún del adelanto y fijar un marco de estabilidad en Andalucía hasta las elecciones. Otro es hacerse ver con «un liderazgo incuestionable» en Andalucía, según palabras del portavoz socialista, Mario Jiménez. Justo cuando faltan dos semanas para el primer año de su derrota en las primarias frente a Pedro Sánchez.

Estén más cerca o menos, el tiempo a partir de ahora es de descuento y este debate se prevé de balance de legislatura y antesala de las autonómicas. La presidenta hará algún anuncio de carácter sanitario y educativo, pero este no podrá ser de gran envergadura financiera si no se quiere que se interprete como una promesa electoral porque no da tiempo y no es seguro que pueda contar con ley de Presupuestos para 2019 antes de final de año.

Susana Díaz reivindicará su gestión avalada por el buen momento económico, mientras los líderes de la oposición tirarán del resbalón en su trayectoria política para recordar los dos años que estuvo batallando por Madrid y cuestionar su principal promesa de centrarse y dedicarse por entero a Andalucía. «La presidenta intenta hacer un relato para ocultar que durante esta legislatura llamó a las puertas de Madrid para irse de Andalucía, aunque no la han dejado los suyos», le ha avisado Antonio Maíllo (Izquierda Unida).

Para Moreno, Rodríguez, Maíllo y Marín será la oportunidad de avanzar propuestas electorales Todos repetirán como candidatos e intentarán desmontar el relato de la mejor posición de Díaz para las elecciones

Lo cierto es que un año después, aquellas primarias parecen, como repite la política andaluza, en el pleistoceno. La vorágine de acontecimientos políticos en este no parar de sobresaltos desde el golpe independentista en Cataluña a la caída de Cristina Cifuentes en Madrid han dejado en color sepia la pelea Sánchez-Díaz en el PSOE.

Cataluña y Cifuentes

Díaz ha resurgido de sus cenizas, ha remontado y goza de buena salud política, según reconocen sus adversarios. Las circunstancias le han favorecido, añaden. Incluso la de los acontecimientos ajenos a Andalucía. Su posición firme de defensa de la unidad de España le ha venido a dar la razón en el conflicto catalán frente a los que en su partido mantenían una posición ambigua. El debate se celebra con la incógnita de si habrá o no nuevas elecciones en Cataluña, cuyo plazo expira el día 22. En caso de que sí se repitan, las andaluzas no serán las primeras del largo ciclo electoral hasta mayo de 2019 como se preveía y pueden distorsionar los cálculos del adelanto. Díaz no va a dar ninguna pista sobre ello, aseguran fuentes socialistas, pese a que Juanma Moreno ha anunciado que apretará a la presidenta para que afirme con todas las palabras que agotará la legislatura.

La sesión en el Parlamento se celebra en un momento malo para el PP andaluz como consecuencia sobre todo de la debacle de su partido en Madrid. Hace un año Díaz se enfrentó a Cristina Cifuentes en la Conferencia de Presidentes por la financiación autonómica. El declive de la expresidenta de Madrid, sobre el que Díaz ha guardado silencio, ha coincidido con la vuelta al escenario nacional de la andaluza liderando la reivindicación de una nueva financiación para las comunidades con un acuerdo de casi todo el Parlamento insólito en la legislatura que aboga por la igualdad de todos los territorios y en contra del 'dumping' que practicaba la mandataria madrileña.

Hace tres semanas que Mariano Rajoy le recibió en La Moncloa con la promesa de echar a andar la negociación. Es posible que antes del debate de este miércoles el Gobierno anuncie la fecha del Consejo de Política Fiscal y Financiera en cuyo seno las autonomías discutirán el futuro modelo de su financiación. Con ello cuentan en San Telmo. De no ser así, la presidenta andaluza utilizará este asunto en su discurso como un incumplimiento del Gobierno del PP, lo que colocará a este partido y a su líder regional en una situación mucho más apurada.

Díaz intentará llevar el debate a la reivindicación de su gestión en un momento con las estadísticas económicas a su favor. Los datos de este viernes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de que el descenso porcentual del paro registrado en Andalucía supera al de la media española, unido al crecimiento de las exportaciones también por encima de la media nacional en el primer trimestre, le servirán de percha a un discurso donde volverá a insistir en la «estabilidad» política.

También sacará pecho de leyes sociales que, sin embargo, están pendientes de aprobarse por el Parlamento y con riesgo de decaer si hay elecciones en noviembre. Entre ellas varias de las que Díaz ha presumido, como la de la sostenibilidad de la salud pública y las reformas de las de igualdad y violencia de género.

El objetivo de Susana Díaz será salir reforzada como la candidata mejor situada y con mayor credibilidad cara a las autonómicas. La oposición intentará desmontar este discurso. Para Juanma Moreno, Teresa Rodríguez, Juan Marín y Antonio Maíllo será la ocasión también de avanzar sus programas de gobierno. Ninguno irá a las elecciones por primera vez. Ya coincidieron en la contienda de 2015 y toda la legislatura han ensayado muchas veces cómo arrebatar al PSOE 40 años de gobierno en Andalucía. La sesión del miércoles será el primer ensayo general para la siguiente oportunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos