La presión migratoria crece, con más de 600 rescatados ayer en las costas andaluzas

Inmigrantes reciben atención en el puerto de Tarifa (Cádiz) en la mañana de ayer. EFE/A.Carrasco Ragel
Inmigrantes reciben atención en el puerto de Tarifa (Cádiz) en la mañana de ayer. EFE/A.Carrasco Ragel

Salvamento Marítimo auxilia a 424 personas, la mayor parte marroquies, en diez pateras que cruzaban el Estrecho

LALIA GLEZ.-S. SEVILLA.

Los efectivos de Salvamento Marítimo, las Fuerzas de Seguridad, el 112 y las ONG multiplicaron ayer sus esfuerzos en la Frontera Sur para hacer frente a una escalada de pateras que reclamaban ayuda. Aunque no se descarta que la cifra suba en las próximas horas, las personas rescatadas en las costas andaluzas superaron las seiscientas. La mayor parte de ellas, 424 al cierre de estas páginas, en diez pateras, fueron llevadas al puerto de Tarifa, que registraba el día más crítico del año en auxilio de inmigrantes.

El resto, 169 personas en cinco pateras, fueron rescatadas frente a las costas de Granada y Almería e incluso hubo dos rescates procedentes de una moto de agua.

Vuelven los marroquíes

Más de la mitad de los llegados a Tarifa ayer eran jóvenes de procedencia magrebí y sobre todo de Marruecos. Una treintera, 39 según las últimas cifras, son menores de edad y al menos los tripulantes de tres de las pateras, las recogidas durante la noche y primeras horas de la mañana, precisaron asistencia médica por hipotermia y por heridas. Una persona tuvo que se evacuada a un hospital de la zona.

La elevada afluencia de inmigrantes por el Estrecho en la jornada de ayer se atribuía al buen tiempo reinante, tras el temporal de la semana pasada, así como a la menor vigilancia en la zona, ya que se han desplazado efectivos se seguridad españoles y marroquíes a a frontera de Ceuta, ante los reiterados avisos e intento de cruce de la valla, el último ayer mismo, dijeron fuentes de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

Según Ana Rosado, de la APDH, la vuelta a la inmigración de los magrebíes, que hacía tiempo que había remitido, sustituidos por subsaharianos, forma parte de un proceso de regresión general sobre el que no hay una causa concreta: «Hemos visto hasta pateras de madera, que hace quince años que no venían». También hay de nuevo barcas de gran capacidad, en lugar de las pequeñas 'toys' que se habían hecho frecuentes, y muchos menores del norte de África.

Dos de las pateras rescatadas ayer, ocupada por marroquíes, llevaban 120 y 54 personas y otra, 50. La más temprana, recogida durante la noche, llevaba 39 migrantes magrebíes, 16 de ellos menores.

Los jóvenes que están llegando Tarifa estos días, dice, pro ceden de la provincia de Moulay Boussei, una zona agrícola, y no tienen ninguna relación con las revueltas del Rif. Estas sí podrían ser la causa, según Ana Rosado, de quienes salen por la zona de Alhucemas y Melilla hacia el Mar de Alborán, pero no de los rescatados en el Estrecho.

La senadora Maribel Mora (Podemos), experta en migraciones, indicó por su parte que esta situación «se veía venir» Aunque se muestra extrañada por la presencia de marroquíes, asegura que «cuantas más dificultades se ponga a las personas que necesitan migrar y buscar refugio para llegar a zonas seguras más estaremos forzando vías más difíciles e inseguras y mayor juego estaremos haciendo a las mafias que se lucran de la necesidad de tantas personas que vienen de zonas en conflicto».

Los últimos datos indican que en lo que va de año Salvamento Marítimo ha rescatado unas 418 pateras y más de 8.000 personas en las costas españolas indica Europa Press, pero la cifra volvió a elevarse tras las operaciones de ayer.

Más

Fotos

Vídeos