El presidente del Parlamento asume su «error» por contratar una empresa en la que trabaja su sobrino

Juan Pablo Durán, ayer dando explicaciones en el Parlamento andaluz. :: julio muñoz. efe/
Juan Pablo Durán, ayer dando explicaciones en el Parlamento andaluz. :: julio muñoz. efe

Durán confiesa que no lo consideró «relevante» y presume del éxito en las redes del vídeo sobre el 4D mientras recibe duras críticas de la oposición

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

El Parlamento andaluz aprobó ayer el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2018 con los votos del PSOE y C's, pero la polémica protagonizada por Juan Pablo Durán aguó la celebración al Gobierno de Susana Díaz. El gabinete del presidente del Parlamento contrató a dedo una empresa en la que trabaja su sobrino para promocionar en las redes sociales la conmemoración del 4D visto desde la institución cameral. Tras llover las críticas de la oposición, Durán salió a dar explicaciones, en las que asumió como «un error» la contratación dada la repercusión mediática, defendió su legalidad, admitió que conocía que su sobrino trabajaba en la empresa desde hace seis meses, pero no consideró este hecho «relevante» al ser un mero trabajador y no ostentar ningún cargo de «representación» de la compañía.

El Parlamento encargó a la empresa El Cañonazo Transmedia, con sede social en Madrid, una campaña multimedia en redes sociales con la etiqueta 'orgulloandaluz' y 'la voz de un pueblo' con motivo de los 40 años de las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977 con las que se inició la reivindicación de la autonomía andaluza. El contrato era por 14.000 euros, es decir, no se excede de la cantidad máxima de 18.000 euros a partir de la cual es necesario concurso público.

Durán explicó que se acordó demasiado tarde hacer una campaña de conmemoración del 4D. Fue el pasado 20 de noviembre cuando obtuvo el visto bueno de la Mesa de la Cámara. Añadió que se optó por El Cañonazo Transmedia porque esta empresa había dejado un dossier ofreciendo sus servicios cuando en una ocasión pidió permiso para grabar en la sede del Parlamento una serie de entrevistas para promocionar la serie 'La Peste', del director andaluz Alberto Rodríguez. Durán elogió varias veces la «importante experiencia» en dinamización de redes sociales de la empresa madrileña e insistió en el éxito de la campaña del 4D entre jóvenes, con más de 210.000 visualizaciones. Hasta el punto de avanzar que para el 28F se ha planteado una idea similar. También remarcó la legalidad del contrato.

El presidente del Parlamento reconoció, a preguntas de los periodistas, que conocía cuando se decidió su contratación que en ella trabaja su sobrino, Alberto Fernández Duran, de 23 años, militante a su vez de Juventudes Socialistas en Córdoba, y experto en redes sociales. «Nadie pensó desde el gabinete de comunicación del Parlamento que esto fuese relevante porque no era una persona que fuera relevante en algún aspecto ni para la contratación ni para el diseño», explicó Durán. Añadió que, no obstante, si eso «se considera un error, lo asumo».

La oposición considera que es algo más que un error. A primera hora de la mañana, los dirigentes de PP, Esperanza Oña y Carmen Crespo; Podemos, Teresa Rodríguez; Izquierda Unida, Antonio Maíllo; y Ciudadanos, Juan Marín, exigieron explicaciones al presidente del Parlamento y le instaron a convocar una reunión de la Mesa, órgano de gobierno de la Cámara. Durán se reunió, una vez celebrado el Pleno de los Presupuestos, con los miembros de la Mesa, pero sin letrado presente. Tras las protestas, el presidente de la Cámara ha emplazado a la próxima semana una explicación en toda regla con documentación incluida y con el letrado presente.

Hasta entonces, la mayoría de los grupos de la oposición esperarán a decidir si piden su dimisión o no. Para la coordinadora de Podemos, Teresa Rodríguez, no hacen falta más explicaciones y ha sido la primera en exigir, en su cuenta de Twitter, la dimisión del presidente del Parlamento por sus «bochornosas» aclaraciones.

El portavoz del PSOE en la Cámara, Mario Jiménez, se limitó a defender la legalidad de la contratación y derivó el asunto al presidente de la Cámara. La portavoz del PP, Carmen Crespo, no descartó exigir la renuncia de Durán. La vicepresidenta segunda del Parlamento, Esperanza Oña, también del PP, contó que el miércoles preguntaron de quién era esta empresa y que el presidente le quitó importancia «diciendo que prácticamente no los conocía».

El portavoz de C's, Juan Marín, admitió que la contratación «pudiera no ser ética», pero sí subrayó su legalidad y la solvencia de la empresa en el sector. El coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo, criticó que se haya recurrido a una empresa de Madrid, cuando en Andalucía hay profesionales que pueden «afrontar perfectamente, con entusiasmo y conocimiento de causa» una campaña sobre el proceso autonómico. También puso en tela de juicio que la empresa tenga colocado «al hijo de la hermana», en alusión a Inmaculada Durán, cargo socialista en Córdoba. La polémica se trasladó a las redes sociales, en las que el joven sobrino de Durán arremetió contra periodistas por haber difundido la noticia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos