«La posición de IU sobre el conflicto catalán ha quedado desdibujada»

José Luis Pérez Tapias, candidato a coordinador andaluz de Izquierda Unida. / SUR

El último día de la votación, el candidato alternativo a Maíllo pide el apoyo de la militancia para que IU deje de ser «invisible» y «subordinada» a PodemosJosé Luis Pérez Tapias Candidato a coordinador de IULV-CA

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) cierra esta noche el periodo de votación entre su militancia para la elección de su coordinador general, aunque el resultado no se hará oficial hasta el sábado en la 21 Asamblea. Todo apunta a que Antonio Maíllo ganará la votación, pero el sevillano José Luis Pérez Tapias se ha revelado como un rival solvente en la primera vez que se elige al coordinador general con el voto directo de la militancia. Los dos candidatos tienen trayectorias coincidentes. Militantes desde jóvenes, son profesores en pueblos vecinos de Huelva. Pérez Tapias es maestro en un colegio rural de Fuente Heridos. Maíllo es profesor (en excedencia) de un instituto de Aracena. Los hijos de Pérez Tapias han sido alumnos en el centro de Maíllo. Pérez Tapias fue viceconsejero de Administración Local cuando IU gobernó en coalición con el PSOE en la Junta (2012-2015), en la misma consejería en la que Maíllo fue director general. En lo orgánico, Pérez Tapias fue secretario de Organización. Siempre, en la Junta como en IU, con Diego Valderas como jefe. En esta entrevista, Pérez Tapias explica sus diferencias con Antonio Maíllo.

- ¿Qué modelo de Izquierda Unida propone?

«No estamos en contra de confluir con Podemos, pero sí que se vea como un hecho consumado como hace Maíllo»

-Nosotros defendemos que IU se defina a sí misma como un movimiento político y social, una IU fuerte y autónoma. Hay muchas cosas que mejorar, pero sin cambiar sustancialmente su carácter. Defendemos que se mantengan la militancia con la cuota como vinculación y el principio de un hombre o una mujer y un voto; que haya órganos de dirección y no solo de coordinación como plantea el documento del Consejo Andaluz (Maíllo) y finalmente que las áreas sigan siendo puntos de encuentro de la militancia con la sociedad civil.

- La votación termina hoy y los datos que nos llegan es que ha habido una participación baja. ¿A qué cree que se debe?

- Eso constata una realidad que venimos diciendo. En su informe Antonio Maíllo reconoce que se han perdido 2.500 militantes en cuatro años y nosotros decimos que nuestra organización está desmovilizada, en un estado de incertidumbre e invisibilidad por la estrategia de superar IU que se aprobó en la undécima asamblea general y por una confluencia mal gestionada y mal planteada. Y eso está haciendo que muchos militantes estén desmovilizados. Yo haría un llamamiento para que la militancia participe en este último día porque la 21 asamblea es muy importante.

- Usted ha dicho que esa invisibilidad de la que habla se debe a que IU está subordinada a Podemos. ¿Por qué?

-No lo decimos solo nosotros. El propio Alberto Garzón lo reconoce, que hay un problema de visibilidad de IU en Unidos Podemos y que el funcionamiento del propio grupo no se corresponde ni con la capacidad de votos que aportamos ni con el número de iniciativas. Pero más allá de que la visibilidad se gane en la prensa, se gana sobre todo con un perfil propio, con capacidad de influencia, de interlocución y que la sociedad te siga conociendo y reconociendo. Ahí entendemos que estamos supeditados a Podemos, porque no estamos teniendo perfil propio que nos haga aparecer como una formación autónoma.

- ¿Está entonces su proyecto en contra de la confluencia con Podemos?

- No, para nada. Somos muy conscientes y valoramos nuestra propia historia y nosotros nacimos en 1986 de una confluencia de partidos y personas que coincidieron en el rechazo a la entrada en la OTAN. La confluencia está en el ADN de IU, eso no está en debate. No se trata de debatir la filosofía, en la que coincidimos todos, se trata de debatir de lo concreto, de cuándo, cómo, con quién y por qué. No rechazamos la confluencia con Podemos ni con ninguna fuerza de izquierdas, pero tampoco aceptamos que la confluencia se vea como un hecho consumado como viene haciendo Maíllo desde el 26 de junio de 2016, desde las últimas generales generales.

- ¿En qué sentido?

- Viene dando como hecho consumado la confluencia con Podemos para las elecciones autonómicas de 2019. Ya entonces (2016) hizo unas declaraciones en las que dijo que iban a confluir con Podemos en las andaluzas. A parte de una falta de respeto a la militancia, que es la que tiene la soberanía para decidir ese tipo de alianza, yo creo que de antemano nos posiciona en una situación subordinada.

- ¿Cómo deben ser las relaciones con el PSOE?

- Con la misma autonomía que con otras fuerzas políticas. Tenemos nuestro perfil propio, y en aquello que podamos coincidir para construir alternativas progresistas de izquierdas, coincidiríamos, pero si no, sigamos con nuestro perfil propio.

- ¿Coincide con la posición nacional y regional de IU en el conflicto de Cataluña?

- Mi opinión es que IU tiene una posición muy clara en defensa de una república federal plurinacional, que hemos rechazado el referéndum no solo ilegal, sino no acordado con el Gobierno de España. Lo que pasa es que esa posición se ha quedado muy desdibujada en un contexto en el que las posiciones se han polarizado y no hemos tenido capacidad de hacer ver que tenemos una posición diferente de los dos polos, del nacionalismo español y el catalán. Rechazamos y nos entristece que los nacionalismos hayan derrotado la razón política. Solo con diálogo y democracia hay una solución. Insisto, nuestra posición ha quedado desdibujada, quizás porque la posición de nuestros compañeros catalanes ha sido confusa, no han sabido transmitir lo que defendemos.

- ¿Pero usted defiende el derecho a decidir, un referéndum legal?

- Sí, por supuesto. En esa posición no tengo ningún matiz, siempre hemos defendido el derecho a decidir, con independencia de que hemos dicho siempre que no somos independentistas.

- Si no gana, ¿qué papel desempeñará dentro del Consejo Andaluz, el de sector crítico?

- En el Consejo Andaluz estaremos con dos actitudes, una muy positiva, que es buscar la síntesis entre los planteamientos de cada candidatura. Y también vamos a estar muy atentos y vigilantes para que IU no se diluya en lo externo y en lo interno no se vacíe de contenido, sino que siga siendo una IU con estructuras de dirección sólidas que pueda cambiar políticas.

Fotos

Vídeos