C's pone en un aprieto a Díaz con una PNL sobre Cataluña que el PSOE rechazó en el Congreso

El portavoz socialista no aclara el voto de su grupo a la iniciativa del partido naranja en defensa del Gobierno frente a los secesionistas y que solo respalda el PP

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

Ciudadanos ha puesto en un gran aprieto a Susana Díaz la misma semana en la que le ha dado oxígeno para la estabilidad de su Gobierno hasta las elecciones de 2019 con el respaldo a los Presupuestos de la Junta. El partido naranja llevará al Pleno del Parlamento de la próxima semana una proposición no de ley (PNL) sobre el conflicto de Cataluña en apoyo del Gobierno y del Tribunal Constitucional frente a los secesionistas. Su contenido no dice nada contrario a lo que Susana Díaz ha manifestado en sus escuetas pero contundentes declaraciones sobre lo que ocurre en Cataluña, siempre subrayando que hay que defender el Estado de Derecho. Aquí la cuestión no es el fondo, sino la forma. Se trata de la misma PNL que C's llevó al Congreso y no pudo sacar adelante por el voto en contra del PSOE.

La iniciativa de Albert Rivera fracasó al lograr solo el apoyo del PP, UPN y Foro Asturias. Los socialistas que en un principio pensaban abstenerse, finalmente votaron en contra al no acceder Rivera a que se añadiera una enmienda en la que se instaba a todos los representantes de la pluralidad catalana a «abrir un espacio de diálogo y a buscar una salida pactada y legal». Cuatro diputados socialistas se abstuvieron, de ellos tres andaluces. Uno de estos es el diputado sevillano Antonio Pradas, de gran lealtad a Susana Díaz. Aunque los diputados andaluces se apresuraron a aclarar que se habían equivocado al pulsar el botón de la abstención, de inmediato afloró la teoría de que el voto era un nuevo gesto de la tensión en el PSOE entre Susana Díaz y su secretario general, Pedro Sánchez. En Andalucía desmienten discrepancias sobre el tema catalán, si bien el PSOE andaluz ha declinado pronunciarse sobre qué votará el próximo jueves en el Parlamento.

El portavoz socialista, Mario Jiménez, respondió ayer que no se había tomado ninguna decisión al respecto y tampoco si su grupo inscribirá alguna enmienda al texto del partido naranja. La propuesta de C's (8 diputados) no saldrá adelante sin el voto del PSOE (47 ). Solo el PP (33 diputados) ha anunciado su voto a su favor. Con este partido no es suficiente, ya que Podemos (15) e Izquierda Unida (5) ya han anunciado que rechazarán la iniciativa, como también hicieron en el Congreso.

C's ha presentado esta PNL en las 12 cámaras autonómicas en las que tiene representación, pero la primera votación será en Andalucía. De ahí que todas las miradas estén pendientes de qué hará Susana Díaz, si respaldar el texto, intentar incluir la misma enmienda que su partido en Madrid o rechazarla sin más para no ahondar la imagen de división interna en su partido.

El texto además va dirigido al Gobierno de la Junta que preside y al que se insta a «manifestar su apoyo al Gobierno de España, al Tribunal Constitucional, al Ministerio Fiscal y al resto de representantes del Poder Judicial y de Autoridades Públicas en la defensa de la legalidad democrática de Cataluña y, en particular, en todas aquellas medidas que sean necesarias y adoptadas de manera proporcional para impedir la organización del referéndum de secesión de Cataluña».

Unas palabras que se asemejan a lo que Susana Díaz ha venido declarando los últimos días, en las que ha calificado de «disparate jurídico» la actuación del Gobierno catalán. Díaz ha mostrado su apoyo al Gobierno de Rajoy, si bien en sus declaraciones evita pronunciar este y habla más del Estado de Derecho. Así lo hizo en su intervención tras las detenciones el pasado miércoles. «El Estado de Derecho tiene la obligación de restablecer la ley y hacerlo desde el respeto escrupuloso a los órganos judiciales y a los poderes del Estado y no olvidemos que el Estado somos todos, manifestó.

El portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín, subrayó que su formación no pretende que el PSOE andaluz confronte con su organización a nivel federal sino «saber si respeta la ley, la democracia y la unión de todos los españoles».

La posición de Díaz es aún más paradójica puesto que tanto Podemos como Izquierda Unida han sido muy críticos con la presidenta sobre sus declaraciones sobre Cataluña, tachándola de «incendiaria».

La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, acusó a Díaz ayer de ser la «más beligerante» de los presidentes autonómicos contra el Gobierno de Cataluña. «Eso nos sitúa a nosotros como máximos garantes de las actuaciones del Gobierno de Rajoy», afirmó atribuyendo a la presidenta que defendiera la aplicación del artículo 155 de la Constitución, algo sobre lo que Díaz aún no se ha pronunciado.

El coordinador de Izquierda Unida, Alberto Garzón, incluyó también a Susana Díaz en el «bloque reaccionario» de España en el asunto catalán junto a Ciudadanos y PP.

Precisamente Antonio Pradas, uno de los diputados andaluces que se abstuvieron por error, replicó a Podemos que lo «incendiario es apoyar a quien planea saltarse la Constitución y dividir al país».

Los socialistas andaluces no ocultan la incomodidad que le produce la iniciativa de C's a solo una semana del referéndum del 1 de octubre, no solo por la imagen de división del Parlamento andaluz, también por la de la propia presidenta según lo que voten sus 47 diputados.

Solo el líder del PP, Juanma Moreno, parece feliz con la propuesta, que dijo «aplaudir» y que su partido apoyará. «Tenemos que mantenernos todos firmes, todos los demócratas firmes en el cumplimiento de nuestras normas a través de la Constitución y el Estatuto de Autonomía», respondió al ser preguntado por la PNL de C's.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos