El PP pide un pleno sobre el accidente del Valme y la presidenta le acusa de «ruin»

M. D. T. SEVILLA

La sanidad pública volverá a ser campo de batalla política con el nuevo curso entre PP y el Gobierno de Susana Díaz. El accidente en el hospital Valme de Sevilla, en el que una joven madre de 25 años, Rocío Cortés, murió tras dar a luz al averiarse un ascensor y aplastarle este la cabeza, ha echado más leña al rifirrafe. El PP pedirá un pleno extraordinario para abordar este suceso, que la Junta califica de «accidente» y la familia de la víctima cree que se debió a una negligencia.

En una entrevista con Efe, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, defendió la necesidad de esta sesión extraordinaria porque se están produciendo «informaciones graves» por parte de organizaciones sindicales sobre «denuncias previas». «Alguien está mintiendo», dijo Moreno en referencia a la denuncia de un trabajador que pudo accidentarse en el mismo ascensor y que por parte de la Junta «dicen que no hay» tal denuncia.

Susana Díaz respondió ayer con dureza contra el PP por este asunto. Recordó que la Policía está investigando el accidente y que la Junta colabora con la Justicia para que se esclarezca lo sucedido. Calificó de «ruin» que el PP «use el dolor de una familia para hacer daño a la sanidad pública andaluza». Añadió que el «brutal ataque a la sanidad pública» del PP se debe a que «hay mucho dinero y negocio», unos 10.000 millones de euros.

La presidenta anunció, no obstante, un refuerzo en la sanidad andaluza con la contratación de 400 profesionales en atención primaria en los próximos meses.

Fotos

Vídeos