Pedro Sánchez hace guiños de acercamiento a Susana Díaz: «Hay que escucharla porque suele atinar en sus opiniones»

Pedro Sánchez y Susana Díaz, hoy en Sevilla./EFE
Pedro Sánchez y Susana Díaz, hoy en Sevilla. / EFE

El líder socialista propone medidas si gobierna inspiradas en la Junta como la gratuidad de la primera matrícula universitaria. Anuncia que respaldará al Gobierno en cualquier recurso «para salvaguardar la legalidad de Cataluña»

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha hecho numerosos guiños de acercamiento esta mañana a la presidenta andaluza, Susana Díaz, en su reencuentro en Sevilla. Pedro Sánchez y Susana Díaz han compartido un café de media hora en un reservado del hotel sevillano antes de que el secretario general de los socialistas haya pronunciado una conferencia. Esta ha sido la manera de romper el hielo entre los dos dirigentes socialistas después de meses sin verse, aunque sí han hablado varias ocasiones por teléfono. «El deshielo para ‘Frozen’, aquí las temperaturas son más cálidas», advirtió antes la presidenta de la Junta a los periodistas al llegar. El marco del encuentro ha sido un foro organizado por el grupo Joly. Los antiguos rivales bajaron juntos tras el café envueltos en una nube de cámaras para entrar al salón de actos. Entonces sí ha sido posible la foto del reencuentro.

La temperatura a la que se refería la presidenta se ha visto en la conferencia de Sánchez. Este ha mencionado varias veces a Susana Díaz, todas ellas para situarla como referente socialista del «buen gobierno». Ha anunciado medidas programáticas si gobierna inspiradas en Susana Díaz, entre ellas ha prometido la gratuidad de la primera matrícula universitaria. Esta copia y complementa la medida de la Junta de gratuidad de matrícula a los que aprueben ya puesta en marcha este curso.

También ha anunciado que respaldará al Gobierno de Rajoy en cualquier recurso que esté presente «para salvaguardar la legalidad de Cataluña». Ha rehuido pronunciarse sobre la plurinacionalidad que otrora defendiera. «No me va a pillar en ese titular. Cada comunidad autónoma es lo que define su estatuto de autonomía». Ha defendido la compatibilidad de «igualdad y diversidad». En ambos conceptos coincide con lo que siempre ha defendido la presidenta andaluza sobre el conflicto secesionista de Cataluña en particular y el modelo territorial en general. También ha manifestado que coincide con Díaz en que Rajoy debe proponer primero su modelo de financiación autonómica para negociar. Ha anunciado que propondrá añadir a los índices de dispersión y envejecimiento el del paro en las comunidades para el reparto del dinero, lo cual beneficiaría a Andalucía. «Trabajaré para que Andalucía tenga el mejor modelo de financiación de su historia».

Ha dado en todo momento evidencias de querer acercamientos con Susana Díaz y al referirse a Podemos también ha querido dar la razón al distanciamiento que siempre mostró la andaluza con el partido morado. Sánchez ha recordado que «Susana lo ha sufrido» cuando Podemos no quiso que fuera presidenta en Andalucía y tampoco quiso que él fuera presidente del Gobierno cuando pudo hacerlo «solo con una abstención». Ha subrayado que el gran error de Podemos es no haber defendido «la soberanía nacional».

Lo más llamativo han sido las numerosas frases que Sánchez ha pronunciado que son calco de otras de la presidenta andaluza. «No somos el partido de la protesta, sino de la propuesta y el Gobierno», que recuerda mucho a la frase de Díaz de «no somos el partido de la pancarta, sino de Gobierno». «El objetivo es compartir porque cuando le va bien a Andalucía le va bien a España». Otra frase acuñada por Díaz. «A Susana hay que escucharla porque suele atinar en sus opiniones», remarcó casi al final del coloquio.

Ha rehuido hablar de pactos con Podemos o Ciudadanos y ha subrayado que busca «gobernar en solitario pero siempre mirando hacia la izquierda». Preguntado sobre si considera que el que el PSOE lleve gobernando en Andalucía 35 años es ejemplo de una fórmula de éxito, ha respondido: «Es la constatación de un hecho».

Ha rehuido hablar de la rivalidad y pelea con Susana Díaz por el liderazgo del partido. «No sé por qué miran tanto al pasado», ha respondido para reconocer que ha habido «discrepancias» pero que hay que «mirar al frente». Preguntado sobre si ve a Díaz ganar de nuevo en Andalucía ha respondido: «Hay que ser humildes, pero Susana se lo está trabajando muy bien para ganar». El líder del PSOE ha respondido con un rotundo ‘No’ cuando se le ha cuestionado sobre si opina que el Gobierno de Díaz es de «derechas», como insinuó en la campaña de las primarias. «Vamos a estar mucho por Andalucía», ha subrayado dando por superada la ruptura con la mandataria del sur.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos