El Parlamento andaluz se convierte en un crisol de opiniones sobre Cataluña

Susana Díaz, durante la inauguración de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la UE. :: efe/
Susana Díaz, durante la inauguración de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la UE. :: efe

Presidentes de cámaras regionales europeas celebran un plenario de la CALRE mientras es interrogada Carme Forcadell en el Supremo

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

El Parlamento andaluz se convirtió ayer sin pretenderlo en un crisol de opiniones a nivel europeo sobre Cataluña y el desafío independentista. El presidente de la Cámara andaluza, Juan Pablo Durán, es el actual presidente de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la Unión Europea (CALRE) y como tal había convocado para celebrar ayer y hoy en esta Comunidad una asamblea plenaria de la que deberá salir la llamada Declaración de Sevilla sobre buenas prácticas de los parlamentos regionales europeos.

Nada que llamase demasiado la curiosidad mediática. Solo que la reunión coincidió con la declaración ante el Tribunal Supremo de la presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, y miembros de la Mesa de dicha cámara autonómica. A la espera de si entraban o no en prisión, como los consejeros del Govern, los representantes camerales de 33 delegaciones procedentes de Alemania, Austria, Bélgica, España, Italia, y Portugal se sabían protagonistas de un momento «difícil y complicado» para España, como expresó la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en el discurso de bienvenida al medio día.

Era inevitable que las opiniones giraran en torno al desafío catalán tanto dentro del salón de Plenos en los discursos institucionales, como fuera en los pasillos. Con una salvedad. Solo el presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán, y Susana Díaz, aludieron al momento histórico de España en los discursos de apertura de la asamblea con la expresión de un deseo: «La vuelta cuanto antes a la normalidad y legalidad en Cataluña». Ni el secretario general del Congreso del Consejo de Europa, Andreas Kiefer, ni el presidente de las Asambleas de las Regiones Europeas, Magnus Berntsson, hicieron mención a Cataluña. Hablaron de lo que estaba previsto: cambio climático y crisis de los refugiados, entre otros temas.

Díaz y Durán apelan a una Europa unida en la diversidad frente al desafío de los separatistas El presidente del Parlamento belga de Valonia dice extrañarse de que se judicialicen «expresiones políticas»

En los pasillos fue otra cosa. El presidente del Parlamento de Valonia (Bélgica), Antoine André, admitió que la crisis de Cataluña es un «problema de España», a la que no se pueden «dar lecciones» sobre sus reglas constitucionales, dijo a Efe. Expresaba la prudencia común de todos, sobre todo, admitió, porque es del país al que escapó Carles Puigdemont y varios exconsejeros. Aún así dijo que le extrañaba que se «judicialicen» las «expresiones políticas». «Somos, a la vez, extremadamente prudentes porque queremos respetar la soberanía española, pero como demócratas nos llama la atención porque no comprendemos cómo se puede judicializar una expresión política», manifestó.

Dentro, Susana Díaz advirtió de que el desafío de Puigdemont y los independentistas catalanes es «no sólo al Estado español, sino a la convivencia de todos los europeos». Dejó muy claro que la situación procesal de todos ellos ahora se debe al haber infringido la ley y comparó a los independentistas catalanes con «los populistas, los extremistas y los xenófobos que no creen en Europa». Por ello pidió, «como mejor receta» a este «pulso» contra la democracia y el estado del derecho, una «Europa unida y fuerte».

Juan Pablo Durán también hizo un llamamiento a una «Europa unida en la diversidad». Dijo que los movimientos que defienden fragmentación y separación «nos debilitan a todos», por lo que reclamó que se trabaje por «más integración de la Unión Europea» como « único camino para garantizar un futuro más próspero, justo y solidario para el conjunto de la ciudadanía».

Fuera en los pasillos, dos posiciones de presidentes de cámaras españolas: El presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera (Compromis),insistió en la negociación para dar una solución al «encaje» de Cataluña en España. «Alguien tendrá que decir que ¡ya basta! porque esto nos lleva a todos los españoles a una situación de inviabilidad como Estado».

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente (PP), justificó que se haya abierto un proceso judicial contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, porque ha sido «muy irresponsable» en sus decisiones. «Los que presidimos un Parlamento somos muy conscientes de lo que no se debe hacer», respondió a los periodistas.

Fotos

Vídeos