Oposiciones: en espera de la definición nacional de los baremos

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

-Este domingo se celebran oposiciones, unas 40 mil personas se presentan en toda Andalucía para 184 plazas de administrativos y auxiliares. Hay noticias constantes de Ofertas Públicas de Empleo (OPE), que llevan a muchos a la esperanza de encontrar un trabajo. Unas ordinarias, otras extraordinarias, otras acumuladas. ¿Me puede explicar?

-Salud ha acumulado varias, unas convocadas otras se van a hacer. Educación va al día, cada año celebra sus oposiciones. Pero hay un concepto nuevo para el año que viene, la OPE extraordinaria.

Más

-

-En ofertas ordinarias la baremación del tiempo trabajado de interinos es menos intensiva, permite que la gente de la calle, de las academias, se pueda presentar a las oposiciones en igualdad de condiciones con los interinos. En administración general no se cuenta el tiempo de interino, todo el mundo que está estudiando tiene las mismas oportunidades que quien ha sido interino. Pero eso no ocurre en educación ni salud, donde sí ha habido siempre un cómputo del tiempo de interinos, que solo se incorpora después de atravesar la fase de oposición. Apruebas tus exámenes y entonces sumas los puntos de interino. El tiempo trabajado sirve para elegir destino, no para sacar oposición.

-

-Los sindicatos, en las negociaciones con el Gobierno central, en Madrid, querían que fueran estabilizadoras de los procesos de interinos actuales. Esto no puede ser así, es inconstitucional. Hasta el punto que en la mesa sectorial de salud se ha planteado sumar convocatorias y constituir los tribunales para todos, y se han echado encima los sindicatos, que pretenden que en el proceso extraordinario los tiempos trabajados cuenten más qué en el ordinario.

-Qué va a pasar entonces?

-En la extraordinaria, los baremos no los va a decidir la comunidad autónoma sola, sino se intentará que se conjugue con resto del Estado. Hay más de 32.000 plazas distribuidas por sectores. La diferenciación es que una tiene unos baremos y otra, diferentes.

-Cómo quedan los interinos?

-Al final que los interinos se estabilicen probablemente interesa a todo el mundo, en especial a quienes vienen de la calle, que quieren entrar a su vez como interinos. Aquí hay para todos los gustos. Hasta quienes quieren que les regales la plaza sin examinarse, a raíz de la sentencia europea por la que un interino con más de tres años en la plaza tiene derecho a ella, una sentencia que está recurrida, y por la que se quiere sacar la oferta extraordinaria.

-Entonces, los andaluces con qué pueden contar?

-Con 7.700 plazas de oferta ordinaria, como en años anteriores, y 32.000, que se van a regir por criterios globales. La ley de Presupuestos Generales del Estado de 2017 planteaba que antes de final de año había que convocar las plazas, y para ello hubo que levantar el límite de la tasa de reposición. La intención del Gobierno central era ampliar el plazo en la nueva ley, pero como no hay PGE están corriendo en Madrid para intentar conciliar las plazas que salen. Nosotros vamos a intentar llevar antes de que acabe el año el decreto de las 32.000 plazas.

-Entiendo que la pugna está entre los interinos, que quieren que la OPE extraordinaria les consolide el empleo, y quienes viene de fuera, los de las academia, como usted dice, que pretenden acceder a las plazas. ¿Qué va a pasar aquí?

-En el proceso extraordinario, haremos lo que haga España, donde se está debatiendo cómo se bareman los tiempos. La OPE ordinaria seguirá tal como veníamos haciendo.

-Y la suspensión de las 35 horas?

-Hicimos alegaciones muy profundas acerca de porqué se debía levantar la suspensión cautelar, hablamos de la organización de las planillas, de sanitarios, de docentes, las ratios, que todo esto tiene mucho trabajo, la administración general. Nosotros argumentamos muy bien por qué entendíamos que no era prudente actuar bajo la suspensión cautela.

-Pero el Gobierno parecía dispuesto a aceptar la jornada de 35 horas ¿qué ha pasado?

-Todo cambió cuando el ministro De Guindos deslizó un día en una entrevista que las 37,5 horas y media han venido para quedarse. Habíamos tenido reuniones, llamadas, yo misma con la secretaria de Estado, con el ministro. Nunca hacían planteamiento concreto, pero estaban receptivos. Tras las declaraciones de Guindos el escenario cambia. Ni llaman, dan largas, no se atreven a reunirse con los sindicatos. Han cambiado de opinión.

Fotos

Vídeos