El Observatorio Estatal para la Dependencia alerta de las listas de espera en Andalucía

D. ROLDÁN MADRID.

El Observatorio Estatal para la Dependencia ha mostrado en un informe del primer semestre de este año su preocupación por las listas de espera en Andalucía, aunque reconoce que esta aporta el 80% de la financiación de este servicio frente al 20% del Gobierno.

Los servicios de dependencia necesitan un esfuerzo económico por parte de la Administración General del Estado para poder atender a todas las personas que lo necesitan. Así lo asevera el citado informe sobre el primer semestre de este año elaborado por el Observatorio Estatal para la Dependencia, que cifra en 1.217.355 las personas reconocidas como dependientes a 30 de junio. Sin embargo, solo están atendidas 898.243 personas, mientras que 319.112 permanecen en la lista de espera.

Una clasificación en la que no solo se encuentran las personas que más tarde se han incorporado al derecho de atención (grado I), sino que hay un importante número de personas con grados II y III (gran dependencia y dependencia severa) «cuyo número se mantiene casi invariable». El Observatorio calcula que hay unos 120.000 grandes dependientes que continúan sin ser atendidos y el 54% de estas personas tiene más de 80 años.

Desde julio de 2015, cuando se amplió la atención a las personas con menos grado de dependencia, el número total de personas ha aumentado en algo más de 160.000, un crecimiento neto del 21% gracias a «los esfuerzos» de las comunidades autónomas, que aportan el 80% de la financiación frente al 20% del Gobierno. Sin embargo, el presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, alertó que este incremento de la atención a estas personas, muchas de ellas dependientes menos severos, se hace «'low cost'» como teleasistencia o cuidados familiares sin crear ningún empleo en un sector donde hay unos 200.000 puestos de trabajo directos.

En cuanto a las listas de espera, el informe señala que su aumento es desigual: mientras en Aragón subió el 41,9%, en Cataluña solo lo hizo el 6%. Esta comunidad junto a Andalucía son los dos principales focos de preocupación para Ramírez. Juntas atienden al 25,7% de las personas dependientes en España, pero acogen a seis de cada diez personas en lista de espera -unas 183.000 personas-. «De seguir así las cosas, se tardaría entre cuatro y cinco años en cerrarlas», argumenta el estudio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos