La nueva Estrategia de Seguridad y Salud incluye nuevas formas de siniestralidad laboral

El portavoz (izda.) con el consejero de Empleo, Javier Carnero. /EFE
El portavoz (izda.) con el consejero de Empleo, Javier Carnero. / EFE

El Consejo de Gobierno aprueba una nueva normativa, dotada con 59 millones, que atiende las enfermedades sociolaborales

SUR SEVILLA.

El Consejo de Gobierno andaluz aprobó ayer la nueva Estrategia de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2020, va a incorporar nuevas forma de siniestralidad, como las enfermedades sociolaborales y los accidentes 'in itinere'. Tendrá una dotación de 59 millones de euros. La nueva estrategia, que fue presentada por el consejero de Empleo, Javier Carnero, quiere mejorar la prevención ante la que se considera la segunda causa de muerte violenta en España y parte de haber logrado una reducción del 25% durante el plan anterior, que se desarrolló de 2010 a 2015, que en fuentes sindicales se ha atribuido a la crisis y la consiguiente reducción de actividad, se ha visto sucedida por un incremento notable, que ha motivado la alarma. Según los datos aportados, en el primer semestre de este año la siniestralidad ha crecido un 9%, con 53 accidentes mortales, 16 de ellos por patologías no traumáticas, como infartos o derrames cerebrales, y 10 «in itinere».

En este sentido el nuevo plan atiende en especial atención la incidencia de los siniestros de tráfico y estas patologías no traumáticas y tiene en cuenta la atomización del tejido empresarial, de manera que contiene medidas prioritarias dirigidas a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan el 98% del tejido productivo andaluz.

La estrategia, elaborada de acuerdo con los agentes sociales, tiene 57 líneas de actuación y cuatro grandes objetivos y se va a se desarrollar a través de tres planes bienales, que se aprobarán por el Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales (CAPRL).

El primero, además de mejorar las condiciones de seguridad y salud laboral de los trabajadores, aplicará acciones específicas a riesgos que están cada vez más presentes, como los psicosociales. Se dará prioridad a las acciones relacionadas con la seguridad vial, que actualmente supone un 13% de los accidentes en el trabajo y un 30% de las muertes; el cáncer de origen laboral, y las enfermedades profesionales, sobre todo las musculoesqueléticas, que representan el 60 % de todas las comunicadas en los partes.

Más vigilancia

El segundo gran objetivo se dirige a mejorar la gestión preventiva en las empresas, sobre todo las pymes, con guías de buenas prácticas y programas de formación, y mayor vigilancia de la salud en los servicios de prevención, estableciendo para ello ayudas específicas. El tercer bloque recoge medidas de mejora de la eficacia del sistema de seguridad y salud en el trabajo, como reforzar el papel de instituciones como el CAPRL o la red de Laboratorios Observatorios del Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales, la coordinación de los agentes que actúan en la materia, la investigación sobre los riesgos y la realización de encuestas y estudios, indica el Ejecutivo.

Más

Fotos

Vídeos