Los niños menores de seis años no podrán estar en un centro de acogida

La consejera de Igualdad, María José Sánchez Rubio. :: julio muñoz / efe
La consejera de Igualdad, María José Sánchez Rubio. :: julio muñoz / efe

La nueva ley de Atención a la Infancia y Adolescencia garantiza el acogimiento en familias de los menores tutelados por la Administración

SUR SEVILLA.

El Consejo de Gobierno dio ayer luz verde a la tramitación del anteproyecto de Ley de Atención a la Infancia y la Adolescencia, que recoge los derechos y deberes que asisten a los menores y que garantiza el acogimiento en familias, y no en residencias. Los niños en desamparo menores de seis años no podrán estar en centros a partir de que se apruebe la norma.

Así, la Junta amplía de tres (como marca la normativa estatal) a seis años la edad mínima para ingresar en un centro de protección de menores, al tiempo que establece que cuando el ingreso sea de menores con edades entre siete y doce años el tiempo de permanencia no puede superar los seis meses.

La futura norma reforzará los criterios de actuación en situaciones de riesgo, ejercicio de la guardia y asunción de tutela.

De este modo, se da cobertura legal a la guarda provisional de acuerdo con lo establecido en la normativa estatal y se rigen los plazos tanto para su asunción (7 días naturales) como para la resolución del procedimiento (20).

La guardia provisional es una figura nueva que no está recogida en la norma vigente, según dijo en rueda de prensa la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, que también resaltó como novedad el establecimiento de un plazo de tres meses para el procedimiento de valoración de la situación de desprotección.

En cuanto a las medidas de protección (acogimiento familiar y residencial, guarda con fines de adopción y propuesta de adopción), se recogen los programas de respiro y la regulación de una prestación económica para menores tutelados por la Junta en casos de acogimiento familiar, incluso si el menor es acogido por la familia extensa (tíos, abuelos, entre otros).

Además, el ingreso en los centros de protección específicos de menores con problemas de conducta nunca se podrá llevar a cabo en menores de 13 años, a diferencia de la normativa estatal, donde no se establece criterio de edad.

Con respecto a la guarda con fines de adopción, esta se tomará de forma prioritaria cuando el menor tenga menos de siete años, y se establece la obligatoriedad de seguimientos semestrales durante los dos años siguientes a la constitución de la adopción.

Adopción abierta

La consejera recalcó el compromiso «firme» de no superar los tres meses de plazo en los procesos de adopción (elaboración de informes de idoneidad). Otra novedad es la figura de la adopción abierta, lo que supone no romper el vínculo con la familia biológica del menor, pues hay casos en los que la situación se puede «revertir» por tratarse de situaciones coyunturales en las que la administración ha tenido que intervenir.

La nueva norma sustituye a la aprobada en 1998 y consta de seis títulos, dos más que la todavía vigente.

Fotos

Vídeos