Multitudinario adiós en Dos Hermanas a la joven fallecida en un ascensor de un hospital

Atlas

La madre de la joven sufría un desmayo durante el funeral y tenía que ser atendida por los servicios médicos

EUROPA PRESS

La localidad sevillana de Dos Hermanas, donde residía Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida este pasado domingo en el hospital Virgen de Valme de Sevilla capital, en un accidente ocurrido en un ascensor después de que la mujer hubiese dado a luz a su tercera hija, le ha dado un multitudinario adiós durante su funeral y posterior entierro.

El coche fúnebre, acompañado de una larga comitiva compuesta por familiares y amigos rotos de dolor, salía sobre las 12,00 de las inmediaciones de la capilla del cementerio de San Pedro, el cementerio de la localidad, tras celebrar una misa fúnebre en memoria de la joven, cuyo cadáver recibía sepultura minutos después en el camposanto nazareno.

La madre de la joven, María del Carmen Núñez, sufría un desmayo durante el funeral y tenía que ser atendida por los servicios médicos desplazados en el lugar. También otros familiares han necesitado asistencia médica fruto de la tensión causada por esta tragedia unida a las altas temperaturas sufridas este martes en la provincia de Sevilla.

Ha destacado la presencia de multitud de jóvenes que han querido acompañar a la familia de Rocío Cortés en su último adiós, una madre que deja tres niñas de muy corta edad, la más pequeña de tan solo tres días de edad e ingresada actualmente por un problema de cardiopatía aunque "controlado".

Así lo ha indicado a Europa Press Televisión el primer teniente de Alcalde de Dos Hermanas, Francisco Rodríguez, quien también ha apuntado que el consistorio ha declarado un día de luto por esta trágica muerte. Según ha apuntado, el Hospital de Valme ha estado en contacto en todo momento con el Ayuntamiento para coordinar la atención psicológica a esta familia.

Rodríguez ha explicado que Rocío Cortés pertenecía a una familia "muy conocida" del barrio de los Montecillos de Dos Hermanas y que a los vecinos de esta localidad les está siendo difícil asimilar esta "auténtica tragedia". La familia, según ha señalado, está "destrozada" y en "shock" porque no se explican lo sucedido.

Antes del entierro, los padres de la joven fallecida han atendido a los medios. Su madre, muy emocionada, ha pedido que se encuentre al "responsable" de la muerte de su hija y que los hospitales cuenten con ascensores "adecuados" y ha lamentado haber perdido a su hija en un accidente como éste, fruto de que "los ascensores no han tenido el mantenimiento adecuado".

"Me cuentan además que es un problema de hace mucho tiempo", ha señalado María del Carmen Núñez, quien ha indicado que debe haber "algún responsable". "Que salga, y que esto no vuelva a pasar, porque llevarse la vida de una niña de 25 años que deja a tres hijas y una muy pequeñita, de tres días", ha lamentado.

El padre de la joven, Juan Manuel Cortés, ha defendido que estas cosas "no pueden ocurrir en los tiempos en los que estamos", ni que un hospital como el de Valme "tenga ascensores con 30 años, cuando se pegan 24 horas funcionando".

"El mantenimiento de los ascensores es una de las claves de lo ocurrido, pero otra es que tendría que haber ido un celador por delante y otro por detrás de la camilla en la que vaya un enfermo. La normativa debería haber sido así", ha señalado Juan Manuel Cortés.

Tras apuntar que el daño es "irreparable", el padre de Rocío Cortés ha dicho que este suceso no tendría que haber ocurrido porque los ascensores de los hospitales "hay que tenerlos en condiciones" y no que los políticos se dediquen "a vivir la vida".

"La sanidad tiene que mejorar y no empeorar, y no se pueden hacer recortes en la sanidad", ha señalado Juan Manuel Cortés, quien ha insistido en la necesidad de "poner pie de por medio" ante estas situaciones. "Lo normal es que mi hija me enterrara a mí y no yo a ella", ha concluido entre lágrimas.

Fotos

Vídeos