La mujer de Granada maltratada no entrega a sus hijos

Concentración en Maracena ayer en apoyo a la madre de los dos menores. / Alfredo Aguilar

Ni Policía Nacional ni Guardia Civil saben dónde se encuentra en estos momentos Juana Rivas

JOSÉ R. VILLALBAGranada

Juana Rivas, la mujer maltratada de la localidad granadina de Maracena, no entregó ayer a las 16.30 a sus dos hijos de tres y once años en el punto de encuentro familiar, donde el padre de los menores –condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar– los esperaba acompañado de la Policía Nacional. Minutos después, una dotación de la Guardia Civil pasó por casa de esta mujer, pero allí no había nadie. Su asesora jurídica y directora del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, dijo ayer tarde en rueda de prensa que la última vez que habló conJuana Rivas fue el martes por la noche. «Me despedí de ella a las once de la noche y hoy –por ayer– la he llamado por la mañana y tenía el móvil apagado o fuera de cobertura». Juana Rivas se encuentra en estos momentos en paradero desconocido.

¿Qué consecuencias puede tener este desacato a la autoridad judicial? «La pueden acusar de un delito de desobediencia», apunta el letrado Rafael López Guarnido. Un delito contemplado en el artículo 556 del Código Penal, con penas de prisión de tres meses a un año o en su caso una multa. «De todas formas, seguramente se vuelva a dictar una providencia para reiterarle que debe entregar a los menores», señala este abogado granadino. Su asesora jurídica, Francisca Granados, y su letrada,María Castillo, se reunieron ayer por la mañana con la fiscal encargada del caso. Las dos han lamentado que la representante del Ministerio Público no haya querido promover la adopción de medidas de protección frente a los menores.

En concreto, la Fiscalía ha mantenido que debía cumplirse la decisión judicial acordada porque se había producido una sustracción de los dos menores «no autorizada», y porque cualquier decisión sobre la potestad de los niños debe ser adoptada por los tribunales de Italia, país competente por ser el de residencia de los menores.

«El padre ha querido dañar a la madre en la cara de los menores y eso no debe consentirse» juan pedro oliver, presidente de prodeni

«Quiero transmitir a la madre un mensaje de esperanza, aunque la situación de los niños me preocupa» jesús maeztu, defensor del pueblo andaluz

Según la asesora jurídica del centro de la mujer de Maracena, se trata de un caso de violencia de género, denunciado hace ahora un año por Juana Rivas, en el que los dos hijos también deben ser considerados víctimas y a los que se podría generar un «daño irremediable» en caso de ser devueltos a Italia con su padre. La letrada ha presentado un recurso de reposición en el juzgado de primera instancia número 3 de Granada para revocar la obligación de entregar a los menores, acompañado de un informe psicológico sobre el hijo mayor de once años que ha calificado de «demoledor», sin revelar su contenido, porque deja ver las perniciosas consecuencias para la salud de este chaval que puede tener su entrega al padre, que reside en Italia. También presentarán un recurso ante el Tribunal Constitucional.

«Voy a trabajar en esta queja para que los niños estén en un clima de no violencia»

E. PRESS. El Defensor del Menor de Andalucía, Jesús Maeztu, ha señalado que «seguirá trabajando» en la queja presentada ante la institución por el caso de Juana Rivas, que por orden judicial tiene que entregar a sus dos hijos de once y tres años al padre para que regresen a Italia, al tiempo que asegura que «hará todo lo posible» para que estos niños «estén en un clima de no violencia». Maeztu señala que, como Defensor del Menor, «no puede invadir la competencia de los tribunales», en referencia a la orden del juzgado de primera instancia número 3 de Granada que la obliga a entregar a sus hijos a su progenitor, porque «las sentencias hay que cumplirlas», lo que «no quiere decir que la batalla esté perdida, e insiste en que «seguirán colaborando y ayudando en pro de los niños».

«La situación de los niños es la que me preocupa, y voy a trabajar en esta queja y voy a hacer valer, en mi campo de competencia, que se pueda dictar justicia y que los niños estén en un clima de no violencia», manifiesta. Así, tras la queja presentada por la directora del área de Igualdad del Ayuntamiento de Maracena, Francisca Granados, la Defensoría ha iniciado una investigación para ver si ha habido «una actuación irregular» del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Granada «por una demora en la tramitación» de un documento dentro del proceso judicial que está pendiente en Italia. Se trataría de la denuncia presentada enGranada en julio de 2016 por Rivas contra su marido, y que está esperando ser traducida para ser enviada a Italia.

«Falta la traducción de este escrito al italiano para que el procedimiento actual siga su curso», añade Maeztu, que incide en que dentro de su campo de competencia «por vía de la Fiscalía pueden defender muy bien a lo menores». «Quiero transmitir esperanza» a la madre.

Juana Rivas convivió con el padre de sus hijos hasta 2009 cuando lo denunció por malos tratos. El Juzgado de lo Penal 2 de Granada lo condenó por un delito de lesiones en aquel entonces. Se rompió la relación. JuanaRivas marchó años después a Italia y volvió a convivir con este hombre con quien tuvo otro hijo. Los presuntos problemas de maltrato volvieron, pero no los denunció en Italia. Ante su difícil y desesperada situación decidió coger a sus vástagos y traérselos a vivir a España. La justicia italiana la acusa de «sustracción» de menores y la justicia española ratifica la obligación emanada del derecho internacional de devolver a los menores a su padre.

Una decisión legal que obvia la condición de padre condenado por maltrato en 2009 y la de madre víctima de violencia de género. Y en medio, los menores. «El padre ha querido dañar a la madre en la cara de los niños y eso es lo que no se debe consentir, por encima de todo está la seguridad y protección de los menores», dijo ayer Juan PedroOliver, presidente de la asociaciónProdeni, dedicada a la defensa de los derechos del niño.

El padre

Por su lado, el abogado del padre de los dos niños, Adolfo Alonso, manifestó ayer a Europa Press su decisión de adoptar «medidas legales» contra la madre por no entregar a los menores en el punto de encuentro familiar, tal y como había ordenado la providencia del juzgado de primera instancia número 3 de Granada.

Juana Rivas ha recibido el apoyo de la propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien la noche del martes emitió un comunicado en Twitter en apoyo a esta joven. La propia consejera de Igualdad, María José Sánchez, ha calificado la medida legal de «injusta». El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y el de Maracena, Noel López, así como el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, y fuerzas políticas como PSOE, C’S, VamosPodemos e IU han mostrado su apoyo a esta mujer.

Los vecinos de Maracena se concentraron ayer tarde en apoyo de esta vecina de la localidad.

Fotos

Vídeos