Moreno dice que la subasta de medicamentos rompe el principio de «equidad» de los andaluces

Juanma Moreno, ayer en la sede del PP de Málaga con María Teresa Martín, de Afaran. :: álvaro cabrera/
Juanma Moreno, ayer en la sede del PP de Málaga con María Teresa Martín, de Afaran. :: álvaro cabrera

El líder de los populares andaluces se reúne con profesionales del sector y se compromete a terminar con esa práctica si llega a presidir la Junta

ANA PÉREZ-BRYAN MÁLAGA.

La realidad que pintaron ayer los farmacéuticos andaluces durante la reunión que mantuvieron con el presidente de los populares en Andalucía, Juanma Moreno, es la siguiente: en España hay 14.000 medicamentos financiados por la Seguridad Social, y sin embargo en Andalucía la lista de medicamentos a los que se accede mediante subasta se queda en los 400. Además, de esos 400, el 52% no suele estar disponible para las farmacias. «Esto se parece cada vez más a un gueto farmacéutico». Quien daba la voz de alarma durante este encuentro en la sede del partido en Málaga era María Teresa Martín, farmacéutica en ejercicio y presidenta de la Asociación de Farmacéuticos de Andalucía (Afaran).

La situación ha llevado ya a los profesionales andaluces ante el Defensor del Pueblo y se plantean incluso trasladar sus problemas ante el Parlamento Europeo. Por lo pronto, ayer recibían el «apoyo total» por parte del PP, cuyo presidente regional se quejaba de la realidad que viven pacientes y farmacias con la subasta de medicamentos: a su juicio, esta práctica «vulnera el principio de equidad de los andaluces no sólo con respecto al resto de los españoles, sino también entre las propias provincias andaluzas». En su lista de reproches hacia la «mala gestión» del gobierno de la Junta en el capítulo sanitario, Moreno insistió en que esta discriminación a los ciudadanos andaluces con la subasta de medicamentos, provoca «un desabastecimiento permanente en las farmacias» y, además, termina por afectar a los «más vulnerables», es decir, a pacientes con menos nivel de renta, con más edad o polimedicados, «a los que cambian constantemente sus rutinas cuando se ven obligados a cambiar de medicamento». Esta tesis la había ratificado poco antes la propia Martín, quien se mostró muy crítica con la calidad de algunos medicamentos genéricos y con el efecto que estos tienen sobre los pacientes crónicos, «ya que aunque se asegura que el principio activo es el mismo, hay diferencias de peso en cuanto a los excipientes, la calidad y la reacción que provocan en el paciente».

Las subastas de medicamentos no sólo tienen un efecto «no deseado» en los ciudadanos, añadió Moreno, sino que también está detrás del «desmantelamiento progresivo» de la industria farmacéutica en Andalucía, que es «incapaz de competir y acceder a las subastas, que se llevan industrias de la India o Pakistán». Además, denunció la «opacidad» de la Junta en este capítulo, ya que «el dinero que se ahorra con la subasta no se dice dónde se invierte».

En este escenario, el líder de los populares andaluces se comprometió ayer con el sector a «derogar el proyecto de ley y acabar con la subasta de medicamentos» en el caso de que sea elegido presidente de la Junta de Andalucía. «Con este asunto vivimos una situación perversa y compleja, y que en lugar de mejorar la calidad de la sanidad pública andaluza consigue el efecto contrario», concluyó.

La Junta de Andalucía salió ayer al paso de las declaraciones «claramente irresponsables» de Moreno, y le pidió que no se comporte como un «fabricante de bulos». La Consejería de Salud ha respondido así en un comunicado a las palabras de Moreno, al que acusó de alarmar sobre este asunto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos