Montoro pide «prudencia» a la Junta y promueve una propuesta conjunta sobre financiación

Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, ayer en Granada. :: efe/
Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, ayer en Granada. :: efe

El ministro de Hacienda quiere «repensar entre todos» y «sin agravios entre administraciones» qué hacer con la deuda de las comunidades con el Estado

L.GLEZ.-S. SEVILLA.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pidió ayer «prudencia» a la Junta de Andalucía a la hora de valorar la propuesta que la consejera María Jesús Montero formuló ayer como base de la posición de la comunidad ante el nuevo modelo de financiación autonómica. Sobre la quita de la deuda de las comunidades con el Estado, que enunció el propio ministro el día antes ante la comisión correspondiente del Congreso y que es vista con recelo en diversas autonomías, propuso un acuerdo «sin crear agravios».

Montoro, que asistió en Granada a la celebración del 40 aniversario de la Confederación de Empresarios, concretó poco de los planes del Ejecutivo para negociar la reforma del sistema, que tiene en vilo a la comunidad andaluza, que presiona para que comience de manera formal.

El ministro se mostró cauto y tiró de lugares comunes, como que «el Gobierno promueve la reforma de la financiación autonómica para que ciudadanos tengan la misma oportunidad donde quiera que vivan de acceder a la sanidad, la educación y las prestaciones sociales».

Ámbitos

Montoro situó el acuerdo en dos planos, frente a la posición de su partido en Andalucía de remitirlo a la negociación entre PP y PSOE en el Congreso de los Diputados.

El ministro en cambio dijo que «lo que pretendemos es llegar a un acuerdo político con las administraciones autonómicas que son las que están gobernando las comunidades autónomas y son las receptoras de la finaciación», pero también «al mismo tiempo, con las formaciones políticas, y en especial con el PSOE», del que dijo que gobierna siete regiones y participa en el Ejecutivo del País Vasco, de régimen foral.

Cristóbal Montoro admitió que «necesitamos esos acuerdos políticos» e incluso que es un buen momento: «Tenemos recaudación, porque hay crecimiento económico y nueva creación de empleo y estamos en el momento óptimo para promover esos acuerdos políticos”.

En sus declaraciones al inicio del acto empresarial el ministro quiso ceñir el ámbito de la negociación a «la sanidad, educación y prestaciones sociales», a diferencia de la postura de la Junta y de los grupos parlamentarios andaluces, partidarios en su mayoría de hablar de todas las competencias transferidas, en lo que se llama 'nivelación total'.

Montoro se distanció asimismo de la posición expresada ayer por la consejera, con la petición de 4.000 millones adicionales y el 75% de la recaudación del IVA e impuestos especiales como cuestiones más destacadas, y dijo que «no las conozco», pero que «esto es comenzar». Explicó que la Junta de Andalucía está participando en los comités técnicos de evaluación del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que ayer jueves celebraba reunión, donde «está exponiendo su posición con otras comunidades».

Pero recalcó su llamamiento a la prudencia al Gobierno andaluz «para que seamos capaces de llegar a un acuerdo entre todos». «Se trata de que cada comunidad tenga una posición compatible con el resto», precisó. Andalucía «está en su derecho» de anticiparse, dijo, «pero es prematuro, lo ideal es que hagamos esos contrastes en el seno del ámbito de evaluación» creado al efecto.

Sobre la quita de la deuda, el ministro explicó que «si reformamos la financiación autonómica lo coherente es revisar el futuro» de los mecanismos especiales promovidos por el Gobierno, proveedores, el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y de Facilidad Financiera, «que tenían su sentido antes». Con el nuevo sistema «lo suyo es que las comunidades autónomas salgan al mercado a financiarse», una idea que también propone la Junta. Pero quiere «repensar juntos qué hacemos con la deuda que no es frente a terceros, sino frente al Estado. Estamos ofreciendo propuestas que tienen que ser conjuntas. Repartir la recaudación tributaria, que está creciendo, y las relaciones de deuda entre nosotros». Aseguró que «el Gobierno está abierto a que repensemos sin crear agravios y que sea el resultado positivo para todos».

El portavoz del PSOE, Mario Jiménez replicó al ministro con dureza. Le criticó que pida prudencia cuando «el Gobierno central no cumple sus obligaciones y chantajea» a las comunidades. Recordó que hace un año que el presidente Rajoy se comprometió a poner en marcha en la Conferencia de Presidentes la reforma del modelo, pero «aquí estamos, Montoro no pone ninguna cifra y encima le molesta» que la Junta reclame 4.000 millones, ni tampoco anuncia que va a convocar la ronda de consultas. Además, dijo que «el Gobierno tiene una enorme debilidad y no tenemos por qué pagar los platos rotos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos