La marca IU irá en la papeleta electoral en Andalucía si figura la de Podemos

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, ayer en el Parlamento. :: ep/
Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, ayer en el Parlamento. :: ep

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo refuerzan su alianza con un pacto educativo respaldado por todos los sindicatos de enseñanza

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

Los líderes de Podemos e IU en Andalucía, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, respectivamente, hicieron ayer una nueva aparición juntos para confirmar que su alianza para una confluencia electoral con vista a las autonómicas andaluzas y las municipales sigue adelante sin pausa. La hoja de ruta no va a desviarse por la consulta a las bases ganada por Pablo Iglesias esta Semana Santa y que obligará a incluir la marca Podemos en las papeletas electorales en las que participe esta formación en coalición con otras, incluida Izquierda Unida. Tanto Rodríguez como Maíllo dejaron claro que el nombre no será un problema y la solución parece obvia: «Si Podemos va en el nombre de la confluencia, IU también irá», expresó Maíllo.

La propuesta de Iglesias ha sido respaldada por el 92% de las bases de Podemos en Andalucía, lo que deja poco margen a Teresa Rodríguez para continuar con su idea de generar una marca andaluza que aglutine a Podemos, IU y las plataformas de las municipales de 2015, y que no necesariamente debería llevar el nombre de Podemos. Afines a Rodríguez registraron 'Marea andaluza' en el Ministerio del Interior, pero ni gustó a la dirección nacional de Podemos ni tampoco a IU Andalucía.

«Ya veremos cómo se llama»

Rodríguez ha cedido porque no quiere convertir el nombre de la confluencia en la polémica de un proyecto en el que la prioridad, reiteró ayer, son las ideas y lograr ser la alternativa de izquierdas a Susana Díaz. «Ya veremos cómo se llama, pero para nosotros la prioridad han sido antes las ideas que los nombres». Y ha cedido también con IU, reconociendo el peso de esta formación en Andalucía, con 80 alcaldías y presencia en 380 municipios. «Tiene un peso específico importantísimo y para nosotros es un valor que suma muchísimo pues tiene una trayectoria y una implantación envidiable». Nunca hasta ahora Rodríguez había elogiado tan abiertamente a Izquierda Unida pese a la buena sintonía con Maíllo. Lo hace para convencer a Iglesias y Echenique de que en Andalucía hay que negociar, «no imponer» una candidatura si se quiere confluir. Y lo hace para ganarse a los más remisos de IU a la unidad electoral con Podemos.

«Tendrá que haber visibilidad de ambas cosas para que quienes se sientan vinculados a Podemos reconozcan la papeleta que representa sus aspiraciones y para quienes se sienten vinculados a IU sepan donde está su gente y sus ideas», afirmó en clara sintonía con Maíllo.

Ambos cuentan con que Andalucía es clave en el periodo electoral que se avecina porque las andaluzas serán las primeras elecciones. Maíllo siempre ha contado con el respaldo de Alberto Garzón para su estrategia. A Teresa Rodríguez se le ha visto más distante del núcleo de Iglesias, si bien fuentes de ambos partidos aseguran que el secretario general de Podemos está por la labor de respaldar las decisiones andaluzas con tal de ganar terreno al PSOE. El acuerdo sobre el nombre de la marca electoral, candidaturas y contenidos del programa estará concluido antes de junio, por si hay adelanto de las andaluzas en otoño.

Rodaje fácil

Rodríguez y Maíllo se muestran confiados en que la alianza electoral de Podemos e IU tendrá un rodaje fácil porque aquí es «donde mejores condiciones políticas hay para hacer una confluencia tal y como queremos que se haga, desde un proceso natural de coincidencia, sobre qué queremos hacer para Andalucía», afirmó Maíllo.

Una coincidencia que Rodríguez y Maíllo han ido trabajando desde el inicio de la legislatura con iniciativas conjuntas como la que presentaron ayer. Ambos vieron reforzada su alianza con el respaldo de todos los sindicatos de la enseñanza (CCOO, UGT, CSIF, USTEA y CGT) a una proposición de ley para que el Presupuesto de la Junta para educación sea del 5% del Producto Interior Bruto (PIB). Actualmente la Junta destina menos de un 4% del PIB. «Es un mensaje, una metáfora del modelo de confluencia que queremos exportar a otros territorios», aseveró Maíllo.

La propuesta está incluida en el dictamen de financiación autonómica aprobado por el Parlamento y que Susana Díaz defenderá ante Rajoy en la reunión solicitada. Los dirigentes de Podemos e IU en Andalucía instaron al PSOE a respaldar su proyecto de ley, sin cuyo voto será difícil que salga adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos