La Junta no podrá gastar en inversiones los 235 millones extra anunciados por Montoro

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero. :: efe/
La consejera de Hacienda, María Jesús Montero. :: efe

Díaz y Montoro justifican el voto en contra del objetivo del déficit para 2018 porque supone un ajuste presupuestario de 300 millones de euros

M. D. T. SEVILLA.

El Gobierno de la Junta, con su presidenta, Susana Díaz, a la cabeza y el PSOE andaluz han salido en tromba con duras críticas al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al advertir que la llegada este año de más dinero (235 millones de euros) a la hacienda andaluza vía impuestos o la rebaja de una décima (150 millones de euros) del objetivo del déficit para 2018 no implicará que la Junta tenga más dinero para sus servicios públicos más importantes, como sanidad y educación, sino todo lo contrario.

El ejecutivo de Díaz avisa de que la senda de objetivos de déficit fijados por el Gobierno de acuerdo con las comunidades gobernadas por el PP y Canarias (Extremadura se abstuvo) le obligarán a recortar 600 millones de euros a la hora de hacer los Presupuestos de 2018 y de 2019. Además los 235 millones de euros que la Junta recibirá este año como liquidación de la participación en los impuestos estatales de 2015 no podrán destinarse a inversiones en infraestructuras y servicios públicos.

Tanto Susana Díaz, a través de su cuenta de Twitter, como la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, en declaraciones a los periodistas, advirtieron el mismo viernes, después de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y del Consejo de Ministros, que las nuevas anunciadas por el Gobierno de Rajoy con mensajes de mayor flexibilidad a las comunidades autónomas no es jauja.

La consejera de Hacienda y Administración Pública votó en el CPFF en contra de situar el objetivo de déficit en el 0,4% para 2018, porque supondrá un ajuste de 300 millones de euros en el Presupuesto de la comunidad autónoma para el próximo ejercicio. Otro tanto tendrá que hacer en 2019, año en el que el objetivo del déficit será del 0,1% para las comunidades autónomas.

Montero considera además que la bajada del déficit para las comunidades autónomas en una décima ha sido «fruto de una negociación política opaca». Critica que el Gobierno central eche mano de la caja de la Seguridad Social para darle un margen mayor de gasto a las comunidades autónomas con el argumento de que como la economía crece, las cotizaciones a la Seguridad Social también lo harán. Montero mostró su sorpresa por esta argumentación en la misma semana en que la Seguridad Social ha tenido que pedir un préstamo de 6.000 millones para poder pagar la extra de las pensiones del mes de julio.

En cuanto al anuncio de la liquidación definitiva del sistema de financiación de 2015, cifrada en 1.200 millones de euros para el conjunto de las comunidades, de los que 235 millones corresponden a Andalucía, Montero lo tacha de «cortina de humo». Dice que se trata de una cuantía que no se podrá destinar a inversiones y servicios públicos, pues la regla de gasto impone que solo se pueda destinar a la amortización de deuda. «Supuestamente hay más dinero para las comunidades, pero que no se lo podrán gastar en las políticas que necesitan los ciudadanos: educación, sanidad y dependencia», ha subrayado.

Las quejas de los socialistas andaluces continuaron durante todo el fin de semana. Ayer mismo, el secretario de Política Institucional del PSOE, Francisco Conejo, calificó de «insensible» al Gobierno de Rajoy y volvió a remachar el recorte de 600 millones de euros. El portavoz del PSOE de Hacienda en el Parlamento, Jesús Ruiz, arremetió con igual dureza contra Montoro, al que acusa de engañar. Conejo, sin embargo, advirtió de que los recortes presupuestarios no se aplicarán en Andalucía a sanidad y educación.

Para el PP, las críticas del Gobierno de Susana Díaz responden a una estrategia de confrontación con el Gobierno de Rajoy. El delegado del Gobierno, Antonio Sanz, recuerda que «el esfuerzo de austeridad, control de gasto y objetivo de déficit es un objetivo que tenemos que compartir todos», así como afirma que «no hay motivaciones políticas ni puede haber interés de buscar la confrontación, porque el objetivo es objetivo común de país».

En esta batalla el PSOE andaluz tiene de su parte a Podemos e IU, mientras que C's considera que los ajustes aún dan margen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos