La Junta pide a la UE que aproveche el gesto de España para dar un giro a su política migratoria

Maíllo reprocha a Susana Díaz que no haya ofrecido las costas andaluzas para acoger inmigrantes y dice que con su silencio «avergüenza y estremece»

SUR SEVILLA.

El Gobierno andaluz reclamó ayer a la Unión Europea (UE) que aproveche el «gesto» que ha tenido el Ejecutivo de la nación, al decidir acoger a los inmigrantes del barco Aquarius, para «darle un giro a su política de inmigración». «No se le puede dar la espalda a los países del sur, reclamamos que todos los países europeos se comprometan en la acogida y que la UE se comprometa también en la lucha contra las mafias que se aprovechan con crueldad de quienes se lanzan al mar en busca de una esperanza», dijo el portavoz del Gobierno, Juan Carlos Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Para Blanco, el Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido un «gesto de gran sensibilidad, que remarca el incumplimiento de la Unión Europea en esta materia». «La UE no puede dejar a las regiones del sur del continente de la mano de Dios», clamó Blanco, que defendió la necesidad de una «respuesta integral y coordinada» de las instituciones europeas. Preguntado si la Junta de Andalucía se ha ofrecido a acoger a inmigrantes del Aquarius, ha insistido en que esta cuestión hay que «enmarcarla en un concepto más global e integral» porque no se trata solo de estas personas. Así, ha recordado que esta comunidad ha recibido el pasado fin de semana a más de quinientas personas que llegaron a las costas andaluzas.

Además, ha resaltado que en lo que va de año han llegado a las costas andaluzas 1.350 niños, que han sido acogidos por la Administración andaluza.

«En el ámbito de nuestras competencias, la Junta de Andalucía las ejerce; esta comunidad tiene costas que son frontera, lo vivimos en el día a día y, por supuesto, seguiremos acogiendo a inmigrantes y refugiados y dándole salida a este problema, pero es un problema de todos que compete a la UE y a todos los países», remarcó. El portavoz insistió en que el Gobierno andaluz no cree que «este muy buen gesto» del Ejecutivo de España se deba «quedar aquí», sino que tiene que ser «un acicate para toda la Unión Europea». «Ese gran valor del gesto del Gobierno de España debe servir para que se ponga en cuestión y se discuta todo un modelo y un plan de la UE para atajar un problema que no se acaba con el Aquarius, sino que es infinitamente más complejo, global y que requiere de respuestas mucho más valientes, audaces y solidarias», ha remachado. Según Blanco, lo que ha hecho el Gobierno de España es «recordarle a otros gobiernos que todos tienen su responsabilidad» y que las decisiones en esta materia necesitan una «respuesta integral y coordinada» de las instituciones europeas, algo que la Junta viene reclamando desde hace años. Recordó, en este sentido, que en las últimas reuniones que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, mantuvo en Bruselas con distintos comisarios se les «advirtió de la situación que se estaba viviendo en el sur y de lo que podía acontecer en la primavera y el verano» con la llegada masiva de pateras. «Nosotros lo sabemos bien porque somos frontera y lo vivimos muy de cerca; Andalucía ha demostrado ser siempre un tierra de acogida para quienes huyen de la pobreza y la violencia», subrayó.

Críticas de Maíllo

Quien también se refirió a la postura de la Junta de Andalucía con el barco Aquaruis fue el coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, quien mantuvo que si la presidenta de la Junta, Susana Díaz, «no dice nada» respecto a la acogida de los refugiados desde IU sí quieren decir que «Andalucía es tierra de acogida». Más de doscientos ayuntamientos están dispuestos a acoger a las más de seiscientas personas a bordo del barco, pero la comunidad autónoma andaluza aún no se ha pronunciado al respecto y ante esto, Maíllo declaró que quieren «recibir con un abrazo a la gente que se ha jugado la vida en el Mediterráneo». En este sentido, instó a la presidenta a «estar a la altura de las circunstancias y asuma lo que corresponde» porque, ha insistido, Andalucía «es tierra de solidaridad» y hay que demostrarlo.

El silencio de Díaz «avergüenza y estremece» a la formación liderada por Maíllo, según declaró el coordinador general de IU, acompañado por la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. El Estado español ha seguido «un buen camino», a juicio de Rodríguez, que denunció que se lleva «demasiado tiempo incumpliendo los convenios internacionales de los que España es firmante» en materia de acogida.

La formación morada ha tendido la mano al Gobierno central para corresponsabilizarse con los refugiados y ha asegurado que ellos también «echan de menos al Gobierno andaluz». Rodríguez recordó que Europa se «constituyó sobre la base de la cooperación entre los pueblos, de la lucha contra la guerra, del refugio, de los derechos sociales» y ahora «da la espalda todos los días» a las personas que cruzan el Mediterráneo, que «no tienen más remedio que huir de sus hogares».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos