La Junta «exige» al Gobierno que suprima el peaje entre Sevilla y Cádiz

El consejero de Fomento y el líder del PP-A, que no estuvo durante el debate sobre la AP-4. :: efe/r.caro/
El consejero de Fomento y el líder del PP-A, que no estuvo durante el debate sobre la AP-4. :: efe/r.caro

El PP andaluz asegura que se eliminará, pero el Ejecutivo central no se compromete a hacerlo en una respuesta parlamentaria

L.G.-S. SEVILLA.

El debate sobre la continuidad del peaje de la autopista Sevilla-Cádiz, AP-4, llegó ayer al Parlamento andaluz, en una agria sesión de reproches mutuos. El consejero de Fomento, Felipe López, exigió al Gobierno central que suprima este pago «de manera inmediata y definitiva» y confirmó que estudia recurrir la última prórroga de la concesión de la autopista, que sitúa el final de la concesión en 2019, cuando se habrán cumplido 50 años desde su construcción. Para entonces, dijo, la Junta habrá pagado 126 millones de euros «de todos los andaluces», para asumir el pago del primero de los dos peajes establecidos, entre Puerto Real y Jerez.

López sacó la bandera del agravio para reclamar el mismo trato que se ha dado a Galicia, donde el Ejecutivo de la nación ha asumido el peaje en dos tramos de la AP-9, y hasta de Madrid, con el rescate de las radiales. «Lo que es bueno para los gallegos y los madrileños lo es también para Andalucía», dijo, y aseguró que «no hay ni un solo argumento, ni un gramo de racionalidad del que pueda colgarse la negativa del Gobierno a levantar de forma inmediata el peaje».

El PP-A, a través del diputado Juan Bueno, aseguró que el peaje se va a suprimir, que «nadie pagará a finales de 2019» y que lo han dicho tres ministros. Atribuyó la postura de la Junta a un «parasitismo político» y a la estrategia de la confrontación, pero el consejero le recordó que ayer mismo el Gobierno había respondido a una pregunta en el Congreso de los Diputados y no se compromete a eliminar el pago, sino que la autopista «revertirá a la Administración General del Estado que decidirá la forma de explotación que beneficie al interés general».

El PP se defendió con el argumento de que Zapatero había prometido el desdoblamiento de la carretera alternativa, que sigue sin realizarse, a lo que López le respondió que Aznar realizó la última prórroga, con Javier Arenas en su Gob ierno.

Además, la bancada popular tuvo que escuchar críticas de todos los grupos a las declaraciones de su jefe de filas, Juanma Moreno, que aseguró días atrás que «si soy presidente de la Junta de Andalucía» el peaje desaparecerá.

La afirmación fue calificada como de «república bananera» por el diputado de Ciudadanos Sergio Romero, quien dijo que «si yo hubiera dicho algo así no sabría dónde esconderme», aunque la diputada Carmen Molinas, de Podemos, le reprochó al diputado naranja que votara en Madrid con el PP sobre las concesiones.

Inmaculada Nieto, de IU, también habló del «patinazo» de Juanma Moreno y que «si depende de que él sea presidente habrá que buscar otras vías», pero fue más allá al recordar que desde la construcción de la autopista UCD, PP y PSOE han prometido eliminar el peaje, pero lo olvidaban al llegar a la Moncloa. El PSOE reunió ayer a los alcaldes de las comarcas afectadas para presionar contra la prórroga.

Derrota socialista

Asimismo, el Parlamento acordó tomar en consideración una proposición de ley de Podemos para crear un plan de climatización en los centros educativos. Los votos de PP, Cs e IU obligarán a tramitar una ley rechazada por el PSOE con el argumento de que la Consejería de Educación ya tiene en marcha un plan en este sentido. La iniciativa de Podemos reclama un calendario de actuaciones, inversiones de 60 millones anuales, diagnóstico individualizado de las necesidades de cada centro educativo público, cuyas soluciones financiaría la Junta de Andalucía y el uso de técnicas bioclimáticas y energías renovables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos