La Junta apuesta por nuevos clientes ante la crisis de pedidos de Airbus

L.G.-S. SEVILLA.

La constatación de que Airbus va a recortar empleo con motivo de la reducción de la producción de sus dos principales aviones, el A400M y el A380, es abordada por el Gobierno andaluz con confianza en que el impacto será controlable y parte de un ciclo industrial. Mientras, los sindicatos UGT y CCOO hicieron ver su alarma por lo que se les avecina en un sector hasta ahora sólido y pujante, joya de la corona del empleo industrial andaluz.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ofreció ayer como propuesta la ayuda de la Junta a la industria auxiliar del sector para que encuentre nuevos clientes fuera de Airbus. Arellano citó la misión comercial del sector que acudió a Canadá para contactar con Bombardier y posteriormente a EEUU para establecer relaciones con Boeing. El consejero dijo que en esa línea son posibles acciones para reducir el impacto negativo de la crisis de pedidos del consorcio europeo aeronáutico.

Asimismo, la Junta confía en que Airbus aproveche el ciclo para llevar a cabo planes de formación de sus plantillas y en ese sentido dijo haber obtenido garantías del presidente de la compañía en España.,Fernando Alonso, a quien ayer acompañó la presidenta Susana Díaz en un desayuno informativo. El Ejecutivo andaluz colaborará en estos planes y estará «muy pendientes» de la evolución de la empresa.

Los sindicatos han mostrado su decisión de «pelear» para que la pérdida de empleo sea mínima y reclaman que se refuercen los programas propios.

Fotos

Vídeos