La jueza Alaya arremete contra el ministro Catalá por la sentencia de La Manada

SUR

madrid. La jueza Mercedes Alaya criticó ayer al ministro de Justicia, Rafael Catalá, al asegurar que sus declaraciones sobre la sentencia de La Manada la incendiaron, al tiempo que ha considerado las críticas de políticos a esta resolución y a la de la Gürtel como una «deslealtad institucional». En una comida coloquio, organizada por el Club Siglo XXI, la jueza instructora del 'caso ERE' reconoció que uno de los motivos por los que se ha decidido a hablar ahora, cuando ella es poco dada a entrevistas o manifestaciones públicas, fueron precisamente las palabras de Catalá. En referencia al voto particular del magistrado del tribunal de La Manada, Catalá indicó que, cuando un juez habla de «jolgorio o regocijo» de una víctima, no hay un «problema de leyes», sino de cultura, de formación y sensibilización. «Lógicamente las manifestaciones del ministro me incendiaron y espero que jamás se vuelvan a producir manifestaciones de este tipo», dijoAlaya, que se suma de esta forma a las críticas unánimes de jueces y magistrados ante las palabras del ministro. Sí que coincidió con Catalá en la necesidad de reformar los delitos contra la libertad sexual porque «la legislación actual es laberíntica y cuesta trabajo llevarla a la práctica».

Aunque, acto seguido, volvió a criticar al ministro de Justicia al defender que «lo que se necesita es una reforma seria y con rigor y esas nunca se producen en caliente». La juez no sólo ha cargado contra el titular de Justicia sino contra los partidos y políticos que han criticado las sentencias de La Manada y de la trama Gürtel, al destacar que «cualquier crítica a resoluciones judiciales no es que esté mal, es que es una deslealtad constitucional e institucional» pues, en su opinión, lo que tiene que haber es un «absoluto respeto» hacia ellas.

Alaya no quiso pronunciarse sobre la corrupción que ha destapado la sentencia de la Gürtel, pero sí lo ha hecho en el caso de los ERE de Andalucía que ha calificado de «importantísima numéricamente», ya que «afecta a los altos, medios y bajos estamentos de la sociedad andaluza».

En su opinión, esta causa ha destapado «el clientelismo político» que impera en esta comunidad autónoma, que es la causa, según Alaya, de que Andalucía no haya conocido otro gobierno que el PSOE, donde no entiende cómo la Junta ha renunciado a recuperar los 850 millones que se repartieron en ayudas en ayudas sociolaborales de forma arbitraria y para eludir controles administrativos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos