El juez ordena detener a Juana Rivas por sustracción de menores

Francesco Arcuri, a su llegada ayer al Juzgado de Instrucción 2 de Granada. :: Pepe Torres / efe/
Francesco Arcuri, a su llegada ayer al Juzgado de Instrucción 2 de Granada. :: Pepe Torres / efe

El magistrado avanza que entregará a los dos niños a su padre en cuanto la Policía localice dónde los esconde su madre, que ayer no compareció en el juzgado

ALFONSO TORICES

granada. El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Granada ordenó ayer a la Policía Nacional y a la Guardia Civil que localicen, detengan y trasladen a su despacho a Juana Rivas, la vecina de la población granadina de Macarena que hace catorce días ignoró la orden judicial de entregar a sus dos hijos de tres y once años a su padre, el italiano Francesco Arcuri, y que desde entonces está, como los niños, en paradero desconocido.

El magistrado tomó la decisión solo tres horas después de que Rivas también lo plantase en el juzgado, donde la había citado para interrogarla como investigada por los delitos de sustracción de menores y desobediencia de las resoluciones judiciales. Abrió las diligencias penales el 28 de julio, dos días después de que Rivas incumpliese la orden del Juzgado de Primera Instancia número 3 de la misma ciudad de devolver los menores a Arcuri, que en 2009 fue condenado por maltratarla, y de cuyo domicilio familiar en la isla italiana de Carloforte se los llevó hace más de un año.

El juez instructor, con el respaldo del fiscal, ordenó la detención con el doble objetivo de asegurar que la investigada fuese puesta a disposición de la justicia y de lograr la restitución de los menores que, según la citada sentencia, tienen que ser entregados a su padre, a quien la mujer volvió a denunciar por maltrato continuado después de su huida a España. Esta denuncia se presentó hace un año, pero aún no ha llegado a Italia porque no ha sido traducida, por lo que no ha podido influir ni paralizar la demanda del país vecino a la justicia española para que devuelva los niños al padre.

El auto dictado ayer señala que la drástica medida cautelar es indispensable porque existen indicios de que Rivas ha incurrido en un delito grave, como es el de sustracción de menores, y porque todas las gestiones policiales para dar con su paradero han sido infructuosas. Explica que la imputada no fue localizada ni en su domicilio ni el de sus familiares próximos y que ni estos parientes ni ninguna otra persona ha proporcionado a los agentes información del lugar en que se oculta.

De igual manera, el magistrado considera que el arresto es indispensable para recuperar a los dos niños, sobre los que ya avanza que quedarán a disposición del padre en cuanto sean localizados en manos de Rivas o de cualquier otro. «El cumplimiento de lo acordado civilmente (por el Juzgado de Primera Instancia 3) obliga a que los menores sean inmediatamente y sin excusas entregados a su padre», indica el juez de lo penal.

Arcuri quiere encarcelarla

El instructor considera que, por ahora, no es necesario tomar otras medidas cautelares, como las que había pedido Arcuri a través de su abogado. El italiano reclamó la detención de Rivas, pero para su ingreso en prisión, y también que se dictase una orden que prohibiese la salida de los dos menores del territorio de la Unión Europea salvo que fuese en compañía del padre. El juez cree que ya se han adoptado las medidas necesarias, que cuando se tome declaración a Rivas se decidirá si son precisas otras adicionales, y que la prohibición de salida de la UE es innecesaria después de la emisión de la orden de detención.

Arcuri, quien ayer ratificó en el juzgado la denuncia contra su excompañera sentimental por sustracción de menores, que le podría acarrear una pena de hasta cuatro años de cárcel y diez de pérdida de la patria potestad, añadió que la mujer también ha cometido dos delitos de violencia psicológica por la situación a la que cree que le está sometiéndo a él y sus dos hijos. El padre fue acompañado por el consul de Italia y estuvo apoyado a la entrada del juzgado por miembros de asociaciones por la custodia compartida, alguno de los cuales portó carteles con la leyenda 'Stop feminazis'.

Rivas está a la espera de que en las próximas horas la Audiencia Provincial resuelva el incidente excepcional de nulidad que presentó hace una semana y por el que pide el aplazamiento de la ejecución de la sentencia que le obliga a entregar a sus hijos. El tribunal posiblemente lo rechazará, pero al hacerlo le permitirá presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que es su última esperanza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos