Un informe nacional coloca a la Sanidad de Andalucía entre las peores

Un informe nacional coloca a la Sanidad de Andalucía entre las peores

Los recortes se frenan en los dos últimos años, pero la sanidad está aún lejos de recuperar la situación previa a 2010, denuncia la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

ÁLVARO SOTO. COLPISAMadrid

Un paciente navarro o uno vasco tienen una atención sanitaria casi el doble de buena que uno canario y bastante mejor que los andaluces, catalanes o valencianos, según un informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Tras analizar variables como la inversión presupuestaria por habitante, el número de camas, de quirófanos y de médicos y la satisfacción de los usuarios, entre otros baremos, la entidad subraya que los recortes sanitarios llevados a cabo en los años de la crisis no solo mermaron al sistema en general, sino que abrieron una brecha entre regiones aún mayor que la que existía.

Noticias relacionadas

De acuerdo al informe, la puntuación máxima que podría haber alcanzado una región sería 114 y la mínima, 28. Navarra y País Vasco, las dos mejores, llegan a los 90 puntos. Tras ellas se encuentran Aragón (82) y Asturias (79), que también están en una situación aceptable. Con servicios sanitarios regulares aparecen Castilla y León (78), Castilla-La Mancha (77), Extremadura (77) y Galicia (76); con servicios deficientes, La Rioja (69), Cantabria (65), Madrid (65), Baleares (63) y Murcia (61); y finalmente, los peores servicios sanitarios del país corresponden a Andalucía (60), Cataluña (60), la Comunidad Valenciana (59) y Canarias (49).

"Con cambios solo entre ellas, los tres primeros puestos del ranking no han variado en los últimos cinco años, igual que los dos últimos", ha explicado Marciano Sánchez, portavoz de la Federación de Asociaciones. "La Comunidad Valenciana y Canarias han tenido una política sanitaria nefasta", ha denunciado. En cualquier caso, la Comunidad Valenciana ha mejorado su puntuación tras el cambio de gobierno de 2015, igual que ha ocurrido en Extremadura y Castilla-La Mancha.

El Ministerio de Hacienda admite que entre 2010 y 2015 se han recortado unos 27.000 millones en sanidad, una cifra que los defensores de la sanidad pública elevan a más de 30.000 millones. Y aunque desde la entidad admiten que en los dos últimos años se han revertido los tijeretazos, la situación continúa estando muy lejos de ser la anterior a la crisis. "Lo que se hizo con los recortes fue una debacle. No se pensó en cómo debía ser la reducción, sino que se eliminó por el lado más fácil, por las personas que se iban a jubilar o por quienes tenían contratos temporales, sin importar cómo revertiría en la calidad de la atención", recuerda Sánchez.

Además, auguran que los presupuestos sanitarios continuarán disminuyendo en el medio plazo. "El Gobierno se ha comprometido con Bruselas a seguir reduciendo el déficit público y el 50% de esa reducción se dará en la sanidad", ha insistido el portavoz de la entidad, que ha recordado la clara relación existente entre el gasto sanitario y la calidad de los servicios.

Un indicador de la peor percepción de la ciudadanía sobre la sanidad es la parte del informe que pide opinión a los usuarios. El porcentaje de personas que aseguran que el servicio sanitario funciona bien o bastante bien ha pasado del 73,88% en 2010 al 66,1% en 2016. Por su parte, las personas que piensan que las listas de espera empeoraron en el último fue del 13,10% en 2009 frente al 28% en 2016.

Temas

Sas

Fotos

Vídeos