La historia de Maribel Pires, la afectada por el impuesto de sucesiones que explotó ante Susana Díaz

Maribel Pires, desalojada del Pleno del Parlamento andaluz entre lágrimas

«Cuando escuché las barbaridades que dijeron en el Pleno no me pude contener. ¿Ricos? Si yo no tengo empleo con un niño de cinco años y mi marido en paro», clama esta sevillana

SUR

Sus gritos de 'Ladrones', entrecortados por las lágrimas, se hicieron virales. El pasado miércoles un grupo de afectados por el impuesto de sucesiones andaluz fueron desalojados del Pleno del Parlamento. No podían más y acabaron estallando mientras PSOE, Podemos e IU tumbaban por tercera vez en lo que va de legislatura una proposión de ley del PP (apoyada por Ciudadanos) para bonificar el 99% en la cuota del tributo para herencias que reciban familiares directos. Maribel Pires, presente en dicho grupo de protesta, no pudo contener la indignación y abandonó la sala recriminando su actitud a voces a los diputados que votaron en contra de la iniciativa.:«El patrimonio de mi padre agricultor me lo estáis robando todos. Quiero seguir viviendo en mi casa».

El vídeo del desalojo, promovido desde la página web de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones, no tardó en sumar miles de visitas y a circular, de retuit en retuit, por redes sociales. Fue así como Pires acabó convirtiéndose en una de las protagonistas de la actualidad andaluza. Y es que tras el llanto desconsolado de esta sevillana se esconde una cruda historia. Como publica ABC, ella, dos hermanos y su madre (viuda desde 2010), se enfrentan a una factura de 130.000 euros que no pueden pagar. Y todo por culpa de seis hectáreas de tierras donde tienen una huerta que dio de comer a su familia, la casa donde vive con su marido e hijo y otra vivienda que comparten su madre y un hermano en silla de ruedas.

El inmueble se ubica en el extrarradio de Sevilla, en el Aeropuerto Viejo, cerca de un asentamiento chabolista. Allí se asentaron en 1936 sus abuelos, emigrantes de Duas Igrejas, un pueblo portugués. «Mi abuela vino a Sevilla con 18 años montada en un burro y se puso a servir aquí» cuenta a ABC.

Noticias relacionadas

Tras agotar la vía administrativa, Maribel está en litigios con la Junta de Andalucía porque ha valorado los terrenos como urbanizables a pesar de que no figuran en ningún planeamiento y su uso es rústico, como constata el Catastro. Mientras tanto, el tiempo sigue corriendo y la deuda, con sus intereses, engordando día a día. «Cuando escuché las barbaridades que dijeron en el Pleno del Parlamento, no me pude contener. ¿Ricos? Si yo no tengo empleo con un niño de cinco años y a mi marido lo despidieron», clama. «Mi familia tuvo una vida muy sacrificada. Mi padre tenía vacas, había que ordeñarlas todos los días y mi madre repartía leche por las calles. No sabemos que son unas vacaciones. Y otros detalles que me ahorro porque me da vergüenza», explica.

Fotos

Vídeos