Greenpeace opina que la Junta no tiene voluntad de demoler 'el Algarrobico'

«Mañana mismo lo derribaríamos, pero hay un recurso al Supremo», responde el consejero de Medio Ambiente

SUR SEVILLA.

Greenpeace lamentó ayer que la Junta de Andalucía «no parezca interesada en que desaparezca» el hotel del paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), y señaló que la presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, a la que han remitido una carta, «no tiene excusas» ya que mientras que establecimiento de Azata del Sol «sigue en pie, se han desmantelado muchas construcciones ilegales en nuestro litoral»

«Es intolerable que siga en pie el hotel cuando ya existen las sentencias definitivas que confirman que el hotel fue construido ilegalmente en suelo protegido y que invade una playa pública», dijo, según Europa Press, la responsable de la campaña de Costas de la organización conservacionista.

Marcos remarcó que la Junta «debe acudir a la vía civil» para que la promotora Azata les entregue los terrenos de «forma inmediata» pero, por el contrario, según censuró, «su estrategia legal pasa por seguir recurriendo en el Tribunal Supremo, lo que supone una dilación innecesaria del procedimiento para hacerse con los terrenos».

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, replicó que, si fuera por la Junta, la demolición del hotel construido se llevaría a cabo «mañana mismo». «La intención inequívoca de la Junta es derribar el hotel y devolver la playa al estado que nunca debió abandonar», recalcó el consejero en un audio facilitado por la Consejería de Medio Ambiente.

En él explica que si la demolición no se ha realizado todavía es porque la Junta está a la espera de que el Tribunal Supremo resuelva un recurso de casación que «nos permita seguir la vía administrativa y comenzar la licitación de las obras de demolición del hotel». «No se debe, por tanto, a que no tengamos voluntad, como dicen algunos», en alusión a Greepeace.

Así, insiste en que el Gobierno andaluz ha «demostrado a las claras» que si fuera por él acabaría con esta construcción «mañana mismo», pero hay que hacerlo «con toda la seguridad jurídica».

La posición de Azata

Por su parte, la empresa Azata del Sol, promotora del hotel, ha pedido soluciones, al considerar que junto a los vecinos del municipio son «uno de los principales perjudicados en una historia que se está dilatando en el tiempo». «Somos los primeros que queremos una solución», según un comunicado. «Azata del Sol ha respetado en todo momento la legalidad vigente», insiste esta empresa, que espera una indemnización de las administraciones.

Fotos

Vídeos