González de Lara reclama un pacto por las empresas en su reelección al frente de la CEA

Susana Díaz aplaude a Javier González de Lara tras su reelección. /EFE
Susana Díaz aplaude a Javier González de Lara tras su reelección. / EFE

Elegido por aclamación, el líder de la patronal andaluza insta a eliminar tópicos «ideologizados» sobre las sociedades y a que estas crezcan en número y tamaño

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Javier González de Lara asume su segundo mandato al frente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) con un respaldo incondicional y unánime. El abogado malagueño fue reelegido ayer en Sevilla presidente de la patronal andaluza por aclamación de los vocales delegados de las cien organizaciones que integran la CEA, algo poco usual ya que lo normal es que la elección sea por votación. González de Lara no lo esperaba y se mostró «emocionado» por la reacción. En su discurso reclamó un pacto por las empresas andaluzas con el reto de que estas crezcan en número y tamaño, pero también para «despojarlas de tópicos negativos» e «ideologizados» porque son estas sociedades, grandes o pequeñas, las que crean empleo. Un claro aldabonazo para que la sociedad deje de ver al empresariado como un sector de derechas. «No conozco nada más progresista que ser empresario y crear empleo», aseveró.

Con la asamblea de ayer la CEA da carpetazo a casi una década de pérdidas millonarias en sus cuentas y de credibilidad como institución. El balance económico desde 2014 da una pista del por qué de la unanimidad del mayor colectivo de empresarios andaluz en torno a González de Lara. En estos cuatro años la CEA ha pasado de saldos negativos de hasta seis millones de euros anuales, una deuda de 17 millones de euros a un superávit en 2017 de 11.000 euros, pequeño pero simbólico. Atrás queda una etapa de «innumerables obstáculos», mencionó en su discurso. Era único aspirante y su candidatura había sido avalada por el 71% de los delegados. La propuesta de elegirlo por aclamación fue acogida sin fisuras.

El reconocimiento a su labor también fue visible en la concurrencia que concitó el acto de su reelección. Hace cuatro años no asistieron cargos políticos e institucionales, pero ayer hubo gran presencia de ellos, desde la presidenta, Susana Díaz, varios consejeros de su gobierno y líderes del PP, Juanma Moreno, y de Cs, Juan Marín, además de la secretaria general de CCOO Andalucía, Nuria López, y representantes de UGT y otras organizaciones.

«No conozco nada más progresista que ser empresario y crear empleo»

También fue significativa la ausencia del presidente de la CEOE, Juan Rosell, que sí estuvo hace cuatro años. González de Lara ha preferido esta vez a su amigo Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, quien además de elogiarle en lo personal –«Es una persona honesta, seria y cumplidora», dijo de González de Lara–, también coincidió con este en poner el acento en la unidad de España ante el conflicto de Cataluña, de nuevo relevante ayer con la sesión de investidura fallida de Jordi Turull. González de Lara siempre fue contundente sobre la cuestión catalana con significativas distancias de Rossell y ayer incluyó una frase rotunda en su discurso: «Genera hastío en el conjunto de la sociedad y, para no caer en el desasosiego, hay que decir bien claro que estamos firmemente comprometidos con la unidad de España».

Una frase pronunciada al hilo de su apoyo expreso al pacto votado ayer en el Parlamento entre PSOE, PP, Podemos e IU por un modelo de financiación autonómica con la equidad entre territorios como pilar básico. «No queremos que exista arbitrariedad en el tratamiento fiscal entre territorios», expresó de manera clara González de Lara.

Se trataba de un guiño a la presidenta, Susana Díaz, a la que también se dirigió para reclamarle que propicie un «gran pacto por la empresa andaluza» como motor del crecimiento económico y la creación de empleo para paliar la principal rémora en Andalucía, el paro y la desigualdad social agudizados por la crisis. González de Lara reiteró que Andalucía necesita más empresas (cien mil, dijo, para sumarse al medio millón actual), pero también con mayor diversidad y volumen. «La fórmula para acabar con la desigualdad es sencilla, más empresas», dijo.

«Andalucía es una pieza clave en la España moderna y unida que queremos tener».

Un pacto, aseveró, que incluya mejorar la imagen de la empresa, «poner en valor su dimensión social» como garante de la «paz social» y «despojarla de tópicos negativos». «Hay que vencer el discurso ideologizado de las empresas», expresó en una intervención que comenzó recitando el famoso decálogo de Abraham Lincoln que dice que «no se puede ayudar al pobre destruyendo al rico». Parecía también un toque de atención a algunos dirigentes de la izquierda andaluza de Podemos e IU, a los que invitó pero que no fueron a su toma de posesión.

«A las empresas no les interesa una sociedad desigual, pobre e insostenible, porque necesitan entornos de igualdad, crecimiento y bienestar, ya que solo en estos pueden operar con lealtad, sin discriminaciones, con seguridad jurídica y con vocación de permanencia en el tiempo», expresó en ese sentido.

A Susana Díaz, quien valoró el tono «dialogante» y dispuesto a acuerdos con las administraciones de González de Lara, también le dirigió algunos reproches, cuando pidió que su Gobierno y el Parlamento redujeran la voracidad legislativa que interfiere en la seguridad jurídica del empresariado. Reclamó, sin embargo, una ley, la de participación institucional que dote de capacidad jurídica a la CEA como agente social o interlocutor en numerosas actividades que de hecho ya realiza. Díaz no le respondió a ninguna de sus peticiones.

En su contexto

11.000
euros es el saldo positivo del ejercicio 2017 de la CEA, un dato que da carpetazo a una etapa de sangría financiera por 17,5 millones de euros de deuda que obligó a hipotecar la sede en Sevilla
Más mujeres
La cúpula de la CEA añade tres mujeres al comité ejecutivo compuesto por 19 miembros más el presidente. Se suman a Ana Alonso, presidenta de la FAME, como tesorera. Hasta ahora la única representante femenina en el máximo órgano
Antonio Carrillo
Antonio Carrillo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos