El Gobierno ve cercano el acuerdo con C's sobre otra rebaja del tributo de sucesiones

Susana Díaz avanza un «potente plan» en la atención primaria de la sanidad y reitera que será el objetivo prioritario del Presupuesto para 2018

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El Gobierno de Susana Díaz ultima un acuerdo con Ciudadanos sobre el Presupuesto de 2018, informó ayer el portavoz, Juan Carlos Blanco, sin precisar más detalles. Blanco sí confirmó, como el día antes lo hizo el vicesecretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, que el acuerdo implicará una nueva rebaja del impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Ciudadanos exige en la negociación con el PSOE que la bonificación alcance el millón de euros heredado o donado de padres a hijos, lo que supondría una merma de ingresos a la Junta de 180 millones de euros según cálculos del partido naranja que la Consejería de Hacienda y Administración Pública no ha querido confirmar ni desmentir. En la actualidad la bonificación tiene un límite de 250.000 euros por heredero. El diputado de C's Julio Díaz reiteró ayer que la bonificación al millón de euros es «condición sine quanon» para apoyar el Presupuesto. «Sería la mayor reforma fiscal de la historia de la Junta», aseveró.

La negociación sigue su curso de forma discreta pese al alboroto que en su entorno han liado PP y PSOE con sendas campañas cruzadas sobre la repercusión del citado impuesto en la sociedad andaluza. Mientras la del PSOE insiste en que la actual bonificación hace que no tenga que pagar nada la mayoría de herederos en primer grado, la del PP reitera que se trata de una «injusticia social». C's ha terciado calificando de «pataleta» la campaña del PP con el cuento de 'Caperucita y el lobo'. Para el portavoz de la Junta, Juan Carlos Blanco, se trata de una respuesta infantil en un momento serio de la política.

La negociación de los presupuestos entre PSOE y C's marca el primer Pleno del Parlamento tras las vacaciones de verano. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, intervendrá hoy ante el grupo socialista y es probable que avance algo más de las conversaciones con C's para cerrar las cuentas de 2018. Díaz reiteró ayer que la prioridad de este Presupuesto será la atención primaria de la sanidad pública. Díaz señaló, durante la visita al centro de salud de La Algaba (Sevilla), que la Junta trabaja en un «potente plan» para mejorar y reforzar la atención primaria, que ya ha comenzado con la ampliación de la plantilla en 300 profesionales sanitarios. También ha apuntado como prioridades la mejora de las listas de espera, de las urgencias y el reconocimiento de los profesionales, con mayor estabilidad y con reconocimiento también retributivo.

Fotos

Vídeos