La Formación Profesional andaluza inicia su reforma para adaptarse al mercado laboral

El portavoz del Gobierno y los consejeros de Educación y Empleo./EFE
El portavoz del Gobierno y los consejeros de Educación y Empleo. / EFE

Aprobado el anteproyecto de leycon la previsión de crear 715 nuevos ciclos e incrementar las plazas en 25.800 para 2020

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

El Consejo de Gobierno andaluz aprobó ayer el anteproyecto de Ley de Formación Profesional de Andalucía, una esperada norma que regulará las enseñanzas que ahora mismo se imparten a más de 145.000 alumnos de 687 centros docentes. Inicia así su trámite parlamentario, con previsión de estar en plena vigencia en 2020, dijo la consejera de Educación, Sonia Gaya, después de que un anteproyecto similar, aprobado en 2014, no prosperara por el cambio de Gobierno.

La nueva normativa, condensada con los agentes sociales, dijo la consejera, contará con una memoria económica «progresiva» hasta el 2020, por un total de 189.935.400 euros. Para entonces los ciclos formativos andaluces aumentarán hasta 715 y hasta 25.800 las plazas de PF, mientras que se dará un incremento de efectivos docentes, hasta 1.621. Punto clave será potenciar la formación profesional dual.

El anteproyecto, en cuya discusión parlamentaria la consejera espera una participación activa de los grupos, tiene como objetivo « elevar los niveles de cuantificación de la población activa, adecuar la oferta formativa al nuevo modelo económico que demanda la comunidad y potenciar la empleabilidad de jóvenes y trabajadores». Buscará establecer una planificación que garantice que la FP en Andalucía responda a la demanda de mano de obra cualificada, adaptada al mercado laboral, según dijo también el consejero de Empleo, Javier Carnero.

De este modo, la ley prevé crear una red pública de centros, un servicio de orientación profesional y nuevas formas de gobernanza. Un sistema permanente desarrollará el acceso, asesoramiento, evaluación y certificación de competencias profesionales.

La ley creará el Sistema de Formación y Cualificación Profesional de Andalucía, del que forman parte las actividades de formación, el servicio de orientación profesional y los agentes sociales y económicos, así como la evaluación y acreditación de las competencias profesionales, a través del Servicio de Orientación y Acreditación Profesional.

Un punto clave será la creación de la Red de Centros de Formación Profesional de Andalucía, integrada por los centros que imparten FP en el sistema educativo y aquellos que ofrecen FP para el empleo. Ambas ramas, dijo Carnero, mantienen su diferenciación.

Según la información facilitada, los Centros Integrados de FP, que colaboraran de manera estrecha con las empresas, tendrán una amplía autonomía de gestión para poder organizar de manera flexible la oferta formativa que se demanda en su entorno. Además, se potencia la formación y actualización del profesorado de estas enseñanzas para que estos centros cuenten con profesionales expertos y dotados de los recursos didácticos y pedagógicos necesarios.

Plan de 308 millones para recuperar empleo industrial

El Consejo de Gobierno dio luz verde ayer al decreto regulador del Programa de Fomento del Empleo Industrial y Medidas de Inserción Laboral en Andalucía, que prevé beneficiar a más de 54.000 personas y que contará con un presupuesto inicial de 308,87 millones de euros para los años 2018 y 2019. El acuerdo, que forma parte de la Estrategia Industrial de Andalucía, se desarrollará en 14 convocatorias e incluirá, entre otras medidas, actuaciones integrales para la inserción laboral, incentivos a la contratación, planes de empleo, prácticas profesionales y distintas iniciativas en materia de seguridad y salud y de conciliación familiar, con especial atención a la industria. Se trata, según Carnero, de recuperar el nivel de ocupación previo a la crisis y alcanzar los 533.000 trabajadores; reducir en un 10% la tasa de temporalidad y disminuir en un 30% los accidentes graves y mortales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos