Flexibilizar la limitación de mandatos y utilizar 'La izquierda' como nombre electoral

M. D. T. SEVILLA

Entre las propuestas de los nuevos estatutos se incluyen como gran novedad la figura del revocatorio, la posibilidad de un referéndum solicitado por el 40% de los militantes para la continuidad o no de cargos de la organización. Una fórmula ya incluida en el documento federal desde 2016.

También propone «flexibilizar la limitación de mandatos» siempre que existan «razones suficientes». En la actualidad se limita la ocupación de cargos a dos legislaturas o mandatos, tanto institucionales como orgánicos.

El documento propone una denominación de IU para poder ser utilizada en procesos electorales. En estos casos la formación podría pasar a denominarse 'La izquierda'. Un nombre que recuerda al lema que Pedro Sánchez eligió para el 39 congreso y que el PSOE aún utiliza: «Somos la izquierda».

La rotunda victoria en las votaciones de Antonio Maíllo no le facilitó el consenso para la aprobación de los nuevos estatutos, que entre otras cosas modifica la nomenclatura de los órganos de dirección. El Consejo Andaluz, máximo órgano entre asambleas, pasa a llamarse Coordinadora Andaluza y contará con 71 miembros. La ejecutiva se llamará Comisión Colegiada y será el órgano de gobierno de la formación. Hubo revuelo porque el texto de los estatutos se conociera en el mismo cónclave y no antes, aunque estos emanan del documento político que ha resultado ganador.

El rival de Antonio Maíllo a liderar IULV-CA, José Luis Pérez Tapias, reclamó que el debate sobre los mismos se aplace a una asamblea estatutaria convocada expresamente para ello. También alertó de que en el texto no se reconoce la personalidad jurídica de IULV-CA y aparece casi supeditada a IU federal. Este último aspecto fue subsanado con una enmienda de los seguidores de Maíllo, si bien el revuelo se extendió y delegados de las provincias de Huelva, Sevilla y Granada solicitaron que se aplazara la votación a otra asamblea.

Fotos

Vídeos