La familia de la joven muerta en el ascensor denuncia al hospital sevillano

Rocío Cortés, la joven fallecida.
Rocío Cortés, la joven fallecida. / EFE

Considera que pudo haber negligencia en el accidente por el que el elevador aprisionó la cabeza de Rocío Cortés

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Rocío Cortés, una joven sevillana de 25 años, murió la tarde del domingo de una de las maneras más trágicas y horribles que alguien pueda imaginarse. Acababa de dar a luz por cesárea a su tercera hija en el hospital Virgen de Valme de Sevilla cuando un accidente en el ascensor que la debía llevar a su habitación le seccionó la cabeza. Nadie se explica lo ocurrido y el celador que conducía la camilla seguía ayer en estado de shock y bajo tratamiento psicológico. La familia de la joven madre presentó una denuncia en el juzgado de guardia contra el hospital del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la empresa Orona, responsable del mantenimiento del ascensor, informó el padre, Juan Cortés, aturdido por el dolor.

El Juzgado 1 de Sevilla ya había abierto diligencias tras recibir la notificación del accidente por parte de la dirección hospitalaria, como es preceptivo, informaron a este periódico fuentes judiciales. Será la Justicia la que determine si se trató de un accidente desafortunado e «inusual», como señalan fuentes de la Junta, o hubo algún tipo de negligencia, como opina la familia. Para ello será clave la investigación del grupo de homicidios de la Policía y la autopsia del cadáver realizada ayer.

Noticia relacionada

La Junta informó en un comunicado haber solicitado un informe técnico a la empresa de mantenimiento sobre el diagnóstico de lo ocurrido y los motivos que han originado el accidente. En cuanto lo tenga lo remitirá al juzgado.

El accidente se produjo cuando el celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital y falló el dispositivo de control de cierre de las puertas. El ascensor comenzó a subir sin que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la joven estuviese dentro. Los intentos del celador por recuperar la camilla fueron vanos y la cabeza de la joven quedó aprisionada contra las estructuras superiores.

Los sindicatos sanitarios rechazan cualquier error humano y ayer aprovecharon una reunión con la dirección del hospital sevillano para reclamar que los pacientes sean conducidos a sus habitaciones por dos celadores.

La empresa guipuzcoana Orona, responsable del mantenimiento del ascensor desde 2013, aseguró a Efe, por su parte, que el elevador había pasado «sin incidencias» todas las inspecciones periódicas obligatorias y había sido revisado el pasado 12 de agosto.

«Tengo siete hijos, pero esta niña era la flor y alegría de mi casa», se expresaba el padre, Juan Cortés, a las puertas del instituto de medicina legal en el que se le practicaba la autopsia al cadáver de su hija. Conmocionado por el dolor decía que no sabía como calificar el que un padre pierda a una hija de 25 años. «Lo normal sería que ella me enterrara a mí», lamentó.

Bebé con cardiopatía

Los problemas para la familia Cortés no acaban aquí. La hija recién nacida de Rocío se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital sevillano. Los médicos le han diagnosticado una cardiopatía por la que deberá ser operada en un futuro, informa Efe.

El hospital Virgen de Valme es uno de los hospitales públicos del SAS en Sevilla. En este centro dio a luz a su hijo la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, hace dos años.

La familia de la fallecida reside en Dos Hermanas, en cuyo ayuntamiento Rocío trabajaba de animadora. El padre dijo que nadie de la Consejería de Salud andaluza ni del Ayuntamiento de Dos Hermanas se habían puesto en contacto con la familia. Fuentes de la Junta recuerdan en un comunicado que la consejera de Salud, Marina Álvarez, y la gerente del hospital, Silvia Calzón, dieron el pésame tanto a los padres como a uno de los hermanos de la paciente fallecida la tarde del domingo en el centro hospitalario.

La asociación Defensor del Paciente ha solicitado a la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, que investigue las circunstancias de la muerte de Rocío. PP y Podemos solicitarán que el Gobierno informe en el Parlamento de lo ocurrido.

La consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, subrayó que se han dado los pasos para esclarecer lo sucedido porque «los familiares tienen derecho a conocerlo y a saber».

Fotos

Vídeos