El equilibrio territorial de España y la mejora de la financiación regional, entre sus retos

M. D. T. SEVILLA

«Tengo ilusión, ganas y fuerza, pero sobre todo una ambición compartida, y esa ambición compartida con todos los socialistas andaluces es situar a Andalucía en el sitio que merece, en el sitio que está en condiciones de ocupar». No es la primera vez que Susana Díaz pronuncia estas palabras, pero al amarrar su liderazgo en el PSOE andaluz tras el varapalo frente a Pedro Sánchez por llevar el timón del partido en España, su sentido adquiere un mayor énfasis. Díaz expuso como estrategia en la nueva etapa de su carrera política seguir dando la batalla al Gobierno del PP para demostrar que la gestión de la recuperación económica «se puede hacer de otra manera, recuperando derechos y ampliando derechos».

Rajoy le ha regalado munición tras el «último hachazo» de 450 millones de euros que supondrá para la comunidad el objetivo de déficit fijado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Díaz tiene claro que para recuperar su voz nacional perdida será clave el protagonismo que Andalucía adquiera en el debate territorial y la financiación autonómica.

«Abrimos una etapa donde Andalucía va a ser clave en el equilibrio territorial de España, donde tenemos que defender la financiación autonómica y la cohesión territorial, y cuanta mayor fortaleza tenga el PSOE-A, mayor fortaleza tendrá el gobierno de Andalucía para defender los intereses de esta tierra, que no pretende ser más que nadie pero que no está dispuesta a ser menos que nadie», manifestó la presidenta de la Junta.

Fotos

Vídeos