El empresario que acosó a Teresa Rodríguez dice que hizo una «broma» porque es de Cádiz

El empresario sevillano Manuel Muñoz./Efe
El empresario sevillano Manuel Muñoz. / Efe

Manuel Muñoz afirma que si la dirigente de Podemos hubiera sido de Checoslovaquia no se hubiera abalanzado sobre ella

SUR

El empresario y exvocal de la Cámara de Comercio de Sevilla Manuel Muñoz Medina declaró ayer como investigado tras ser denunciado por la Fiscalía por los hechos ocurridos el 20 de diciembre de 2016 en la sede de la Cámara, cuando se «abalanzó» sobre la coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, y simuló besarla, y aseguró que «era una broma a una señora que es de Cádiz, si hubiera sido de Checoslovaquia, no se la gasto».

De este modo, Manuel Muñoz ha comparecido y declarado ante la juez de Instrucción número 11 de Sevilla tras dos intentos fallidos, pues en la primera ocasión se acogió a su derecho constitucional a no declarar porque no se encontraba en ese momento en condiciones por su enfermedad, y la segunda vez no compareció porque su abogado tenía que asistir a la misma hora a otro juicio.

En declaraciones recogidas por Europa Press, el empresario aseguró que, durante su declaración judicial, dijo «toda la verdad», aunque ha insistido en pedir «perdón» a Teresa Rodríguez «las veces que haga falta, porque se ha sentido ofendida». «Lo que diga la Justicia es lo que yo voy a acatar en todos los sentidos», añadió.

En este sentido, Manuel Muñoz subrayó que «era una broma a una señora que es de Cádiz, si hubiera sido de Checoslovaquia no se la gasto», agregando que «ellos en las chirigotas de Cádiz dicen muchísimas cosas» en relación por ejemplo a «Su Majestad el Rey» pero «Su Majestad no se enfada y lo admite como una broma solamente».

«Me ofendió por ser mujer y ahora por ser de Cádiz»

«Ya me está ofendiendo por dos cosas: por ser mujer y por ser de Cádiz», respondió Teresa Rodríguez al ser preguntada en el Parlamento. La coordinadora de Podemos no quiso extenderse sobre la declaración del empresario por estar su denuncia en un proceso judicial. «Vamos a dejarlo ahí», señaló. Rodríguez declaró a la Policía que el empresario le empujó y le puso la mano sobre la boca simulando darle un beso. La diputada andaluza está dispuesta a volver a declarar ante el juez si este lo pide.

«Es una broma, y si le tengo que pedir perdón personalmente otra vez, voy a Cádiz y se lo pido, no interpretaba que ella se pudiera ofender», puso de manifiesto el empresario, que no obstante indicó que si él hubiera sido «el guardacoches de la Gran Plaza», no le hubieran llamado a declarar como investigado.

De su lado, el abogado de Teresa Rodríguez, Luis de los Santos, explicó que, durante la declaración, el empresario «se ha declarado inocente» y «ha dicho que los hechos no han sucedido así, que su mano nunca llegó a tocar la boca de Teresa, que nunca llegó a empujarla, que allí no pasó nada y que fue una broma de mal gusto». Esto «es algo que está dentro de su estrategia de defensa perfectamente legítima, pero lo más sensato por parte de su defensa hubiera sido reconocer los hechos y que esta historia la hubiéramos acabado hoy mismo», cerrando así «un capítulo ya un poco goyesco».

«No estamos por hacer un espectáculo público de una situación tan fea y horrible», de forma que si el empresario hubiera reconocido los hechos «podríamos haber llegado a un acuerdo, a una reparación simbólica y aquí paz y después gloria», expuso el abogado. A juicio de Luis de los Santos, «aquí subyace, aparte de la broma, una cosa muy seria, y es que no podemos seguir tomándonos a broma este tipo de violencia sobre las mujeres», ya que se trata de «una cuestión pura y dura de machismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos