La economía andaluza presume de buenos indicadores en 2017

La matriculación de turismos en Andalucía ha aumentado un 7,1% interanual en septiembre./SUR
La matriculación de turismos en Andalucía ha aumentado un 7,1% interanual en septiembre. / SUR

«Es un año que nos gustaría repetir», declara el secretario general de Economía de la Junta, Gaspar Llanes

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

«2017 es un año que nos gustaría repetir», afirma el secretario general de Economía de la Junta de Andalucía, Gaspar Llanes, al hacer balance del ejercicio a punto de concluir. Con el PIB ya a nivel de antes de la crisis, la comunidad autónoma mantiene la lucha contra el desempleo, que pese a los datos positivos aún tiene que remontar, y se plantea como retos atraer inversiones y recuperar el nivel de gasto de las administraciones como tractoras de la economía privada.

Aunque matiza que los efectos de la crisis se hacen sentir aún en familias y empresas, la curva remonta poco a poco, con la previsión de acabar el año en un 3% de crecimiento, un 3,1% actualmente, aun con la amenaza de la crisis de Cataluña de fondo. De este modo se comienza a recuperar el terreno perdido en convergencia con Europa, cuya media de crecimiento está en el 1,9%.

Llanes explica que en los años de la crisis Andalucía ha perdido 14 puntos, ni más ni menos, respecto a la media europea, pero que ha comenzado a recortar en 2016 y este es el segundo ejercicio de avance. Con todo, es prudente, aunque se muestra esperanzado: «Aspiro a que el 3% se repita, si seguimos creciendo así en diez años los problemas se resolverían».

Además del dato final objetivo, la buena noticia añadida es que el crecimiento ha sido equilibrado y sostenido en todos los sectores productivos: «Ninguno ha retrocedido», explica, tanto en el consumo de los hogares (2,2%) como en la inversión (1,8%) y sobre todo en las exportaciones totales al resto de España y al extranjero (7,8%). Es, sentencia, «un crecimiento sano porque está basado en la economía real, no en la financiera o especulativa» y que tiene su principal anclaje en la industria y la internacionalización.

La inflación se ha comportado, «ni alta ni baja», en el entorno del 2% (1,8% en septiembre), que es el escenario deseable para los economistas, «&ldquoporque ni es bueno que caigan los precios ni un IPC alto favorece la competitividad».

Otro factor que destaca el secretario general de Economía andaluz es la persistencia de tipos de interés bajos, que han mejorado notablemente los bolsillos de familias y empresas y que ha ayudado al sector público a sanear sus cuentas. «Hoy el endeudamiento de las familias y empresas es menor y eso supone un impulso para la economía», explica.

Con todo, el balance de la SGE puntualiza que el acceso al crédito de las pymes sigue siendo difícil por la aversión al riesgo de las entidades financieras, y recuerda que la Junta tiene disponibles 800 millones de euros para utilizar en instrumentos financieros, con los que calcula que se podrían movilizar más de 3.000 millones de euros de inversiones productivas de pymes mediante fórmulas de avales y capital riesgo.

De 2017 destaca el dato de las exportaciones y del saldo comercial y sobre todo desbroza la importancia que está logrando el sector servicios, que «aporta ya casi tanto como la balanza turística». Se trata de los servicios de ingeniería, arquitectura, diseño, logística y transporte.

Menos paro

«El secretario general de Economía «muestra su preocupación, no obstante, por la temporalidad del empleo creado y los salarios que en la crisis han perdido un 4.5% de poder adquisitivo de media. Los salarios más bajos». El crecimiento del empleo se sitúa al 3,9%, la tasa de paro desciende al doble que la nacional y, lo que más llama la atención, «por primera vez se incrementa el número de activos, es decir, que se ha frenado la salida de población activa hacia otras regiones o fuera de España porque la situación era muy mala aquí». También crecen al mismo ritmo los afiliados a la Seguridad Social en el mes de octubre. «Andalucía es la comunidad autónoma que más empleo ha creado a lo largo del último año», indica el secretario general de Economía. En octubre el aumento de los afiliados en Andalucía (35.509) explicó casi el 40% de la subida en España (94.368).

Incluso destaca el carácter estable del empleo que se ha creado, con un ritmo de crecimiento del empleo indefinido del 5% interanual, prácticamente el doble que a nivel nacional (2,7%), según la EPA de septiembre. De esta forma, dos de cada tres empleos creados en Andalucía en el último año (66,4%) lo ha sido con contrato indefinido, muy por encima de la media en España (51,8% del empleo creado ha sido indefinido). El balance de 2017 «no es que sea inesperado, pero ha sido mejor de lo que a principio de año se preveía». Por eso no duda en hablar de una sorpresa positiva y de un año en el que «gracias al comportamiento de las exportaciones, de la industria y del sector servicio hemos avanzado con un extraordinario dinamismo».

Así, el balance destaca que el mayor crecimiento corresponde al sector industrial con un 4,9%, casi duplicando la media del sector en España (2,6%). Las exportaciones de mercancías al extranjero, que en los ocho primeros meses del año han alcanzado la cifra histórica de 20.076,4 millones de euros, un 18,5% por encima del nivel del mismo período del año anterior, más que duplicando el crecimiento medio en España (9,1%). Con el añadido de un superávit histórico de la balanza comercial con el extranjero, cifrado en 1.486,5 millones de euros hasta el mes de agosto, en contraste con el déficit que la misma presenta a nivel nacional (-16.413,8 millones de euros).

Sombras

También hay zonas oscuras: la inversión pública y privada es aún un 45% inferior a los niveles previos a la crisis.

Primero, el sector público no tira como debiera. La inversión y el consumo públicos no están aportando al crecimiento como se espera, y es lo que menos crece. Economía considera que es esencial recuperar este componente de la demanda para impulsar el empleo, tras lograr el saneamiento de las finanzas públicas. Hace falta superar el ancla del déficit estructural para que la 'alegría' de las cuentas públicas tiren de la actividad privada. A esto se une la imposición de la regla de gasto a los ayuntamientos, que les impide dedicar su superávit a inversión.

La segunda tara de la situación es la escasez de inversión privada. «No es el sector más dinámico», dice Llanes, que plantea como prioridad el objetivo de recuperarla en los próximos años, porque «no siempre se podrá apuntalar el crecimiento en el sector exterior». «Es el momento de unir la recuperación del empleo y activar la inversión pública y privada», sentencia.

Economía contempla diversas líneas de actuación para atraer inversores, con actuaciones en materia de emprendimiento y de mejora en la regulación, entre otras.

Un plan para el futuro: Andalucía y la globalización

Además, la Junta de Andalucía ha iniciado la elaboración de lo que llama un nuevo Plan Económico Horizonte 2027, en el que analizar los nuevos retos a los que se enfrenta Andalucía en el contexto mundial, siempre con el objetivo de crear empleo y converger con Europa.

Ya se ha iniciado con una primera mesa de trabajo, en la Universidad Internacional de Andalucía, que ha abordado la demografía, con reflexiones sobre aspectos básicos que son grandes cuestiones que impactan a cualquier gran economía, la andaluza, la española y la europea en general. Se trata de incorporar a la planificación los retos que plantea el envejecimiento de la población, que se produce a un ritmo muy acelerado, explica Llanes. Los nuevos pensionistas que entran en el sistema tienen mayores niveles de prestación que hasta ahora; la población mayor de 65 años se va a duplicar en 20 años y ello añade tensiones sobre la sanidad y el sistema sanitario, convirtiéndose en el principal factor de coste, en cuanto a farmacia, cuidados, etc. Por ello es esencial que la «economía crezca por encima del 3% para solucionar el problema de sostenimiento del sistema público», considera.

La segunda área de trabajo será 'La globalización económica y el papel de Andalucía en el mundo', en la que se apuesta por un cambio del modelo económico territorial de España, por los ejes ferroviarios mediterráneo y central cuyo Km 0 es Algeciras y por el papel de los puertos y las zonas logísticas en nuestra orientación exterior hacia Asía, África y Latinoamérica.

El tercer eje, 'Economía digital y cambio tecnológico', busca adaptar a la sociedad a tiempo a un mundo en cambio, para dar respuesta a los problemas y retos que se presentan.

El plan atenderá el cambio climático. «La economía del carbono debe ser superada por otra más sostenible basada en energías renovables y que se comprometa a un consumo más racional y eficiente de los limitados recursos naturales de que se dispone», afirma la SGE. Es una «gran revolución en puertas», asegura Gaspar Llanes.

Un último nivel tratará sobre 'La corrección de desigualdades y la cohesión social' y parte de la base de que «la crisis económica que ha dominado nuestro panorama en los últimos años se ha superado. Pero la misma ha generado una creciente desigualdad que se hace insostenible y a la que también hay que dar respuesta». Igualmente se abordará la reforma de la Administración: «Tenemos una del siglo XIX y necesitamos ponerla en el siglo XXI».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos