Díaz anuncia un debate general en Andalucía para el 9 de mayo para cortar el runrún del adelanto

Susana Díaz, ayer en la inauguración de una calle en Sevilla con el nombre de Carme Chacón./EFE
Susana Díaz, ayer en la inauguración de una calle en Sevilla con el nombre de Carme Chacón. / EFE

Marín reprocha a la presidenta que no dará tiempo de aprobar las leyes de regeneración democrática del pacto de investidura

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La presidenta andaluza, Susana Díaz, anunció ayer en la sesión de control del Parlamento en el turno con el portavoz socialista, Mario Jiménez, la celebración de un debate general sobre Andalucía el próximo día 9 de mayo. Díaz, que fue interpelada por su socio de investidura, Juan Marín (Ciudadanos), por el adelanto electoral, intentó con este anuncio cortar de raíz el runrún preferido de la oposición sobre una convocatoria con las urnas antes de marzo de 2019, cuando toca. «Hay quien esperaba en mayo tener elecciones, pero lo que va a tener es un debate de otro tipo en la Cámara», ironizó Díaz en alusión al PP.

La presidenta, que tiene la responsabilidad y el derecho de «pulsar el botón de las elecciones», como le dijo Marín, tendrá difícil acabar con el debate, sobre todo cuando ya se está en tiempo de descuento para la segunda cita con las urnas de ella y de todos sus oponentes (Juanma Moreno, Teresa Rodríguez, Marín, Antonio Maíllo), aún si no hubiera adelanto. Lo recordó el propio Marín cuando apremió a Díaz de nuevo para que inste a su grupo a agilizar las normas en trámite.

Marín dio por hecho que tanto los anuncios hechos por el Gobierno de iniciativas legislativas como las comprometidas en el pacto de investidura que no han llegado a la Cámara, no se aprobarán. «Hay que ser honrado y humilde y todo lo que no haya entrado ya en el Parlamento no se cumplirá porque la Junta dijo que ningún proyecto de ley se tramita en menos de un año», aseveró.

Entre esas leyes se encuentran las de regeneración democrática, piedra angular del pacto de investidura en junio de 2015: Las leyes de subvenciones, de buen gobierno, de eliminación de aforamientos o de limitación de mandatos, enumeró Marín lamentando que ninguna de ellas será aprobada. «El acuerdo al cien por cien no se va a cumplir», manifestó.

La Junta aprobará por ley un incremento del complemento de las pensiones según el IPC

El portavoz de Cs aún intentó que Díaz le respondiera sobre la fecha electoral al preguntarle sobre si va a iniciar en julio la elaboración del Presupuesto de 2019, advirtiendo del lapsus del vicepresidente, Manuel Jiménez Barrios, de no anotar esta ley cuando avanzó el programa legislativo de 2018. Marín, cuyo partido ha respaldado las tres últimas cuentas de la Junta, quiso con ello corroborar que Díaz convocará los comicios en otoño. «Por supuesto» que su gobierno trabaja sobre el Presupuesto del próximo año, respondió Díaz.

Luego en el debate con Mario Jiménez abundó en la estrategia de desactivar el rumor electoral cuando avanzó el debate general del 9 de mayo para establecer «una hoja de ruta sobre 2018» en un momento «oportuno», recalcando el buen momento de la economía andaluza (previsión de crecimiento del 2,6%) y los dos asuntos estrella en su agenda política: La nueva financiación autonómica y conseguir que el Gobierno incremente las inversiones ferroviarias en Andalucía.

La utilización de estos dos asuntos como reproche a Cs (partido que apoya el Presupuesto estatal del PPy no ha querido respaldar la propuesta andaluza de financiación) evidencian, no obstante, que el rumor del adelanto no está zanjado y continuará. Lo que sí quedó claro en el debate de ayer es que PSOE y Cs, pese a mantener activo el pacto en las votaciones, ya ensayan la ruptura por si acaso. Díaz y Marín se enredaron en un cruce de reproches sobre cuál de los dos quebrará antes la estabilidad política con visos teatrales.

El debate con los líderes del PP, Juanma Moreno, y de Podemos, Teresa Rodríguez, e IU, Antonio Maíllo fue más clásico. Con Moreno discutió sobre la equiparación de sueldos de los profesionales médicos andaluces respecto a otras comunidades. Díaz reconoció que cobran menos, aunque discrepó de las cifras que da el PP. Con Maíllo volvió a debatir sobre la educación pública y su financiación y con Teresa Rodríguez sobre las pensiones.

Pensiones mínimas

En el rifirrafe con Rodríguez, la presidenta anunció que su Gobierno garantizará por ley que el complemento autonómico para las pensiones mínimas se actualizará cada año en función del índice de precios de consumo (IPC). La portavoz de Podemos dijo que apoyará la propuesta si la Junta incrementa en 5 millones de euros la aportación anual, y a partir de ahí aplicar la subida del IPC para el complemento de las mínimas y las asistenciales.

La Junta destina en su Presupuesto de este año 21 millones de euros para pensiones asistenciales e incentivos a las no contributivas de viudez e invalidez, con un aumento de un 2%. Beneficia a 107.000 personas y un 67% son mujeres.

Moreno dijo que el PP «no parará» hasta conseguir que los profesionales de la sanidad cobren lo mismo que en otras comunidades. Díaz le reprochó que pida un incremento del 80% del capítulo de personal para subir el sueldo al personal de sanidad y su partido recurra al Constitucional la medida de la Junta para que ningún empleado cobre menos de mil euros. «¿Qué congruencia es esa», preguntó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos