El PP denuncia que se pagaron servicios en un club de alterne con una tarjeta de crédito de la Junta

Sede de la Consejería de Empleo de la Junta. /
Sede de la Consejería de Empleo de la Junta.

El consejero de Empleo no lo desmiente, pero puntualiza que la tarjeta cuestionada tuvo un gasto de 1.563 euros en tres años

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La vicesecretaria de Sociedad del Bienestar del PP andaluz, Ana Mestre, ha denunciado hoy el uso de una tarjeta de crédito para el pago de los servicios de un club de alterne en Sevilla por parte de la Junta de Andalucía, además de otros gastos como comidas, alojamientos y reparaciones de vehículos. La diputada atribuye el uso de este tipo de tarjeta a empleados de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), agencia pública de la Consejería de Empleo ya extinta, dando a entender que se trata de tarjetas opacas y llamándolas 'tarjetas black', en alusión al escándalo de Bankia. Mestre ha dicho textualmente: «Las tarjetas black de la Junta se usaron para pagar servicios de un club de alterne», según recoge Efe.

Mestre ha realizado esta afirmación basándose en la declaración que tomó la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil al propietario de un club de alterne de la capital sevillana, en el marco de las diligencias sobre el caso de los cursos de formación, acta que después se incorporó a la pieza separada de las presuntas irregularidades en la Faffe. En dicha acta del interrogatorio no se recoge ninguna referencia a la Faffe y tampoco a la Junta de Andalucía o alguno de sus empleados, según ha podido ver este periódico de la documentación remitida por el PP. El interrogatorio versa sobre el modo de cobro del club y a qué se dedica este. «La Guardia Civil no llama a cualquier empresario a declarar; lo hace por algún motivo, porque tiene indicios», ha concluido Ana Mestre.

El consejero de Empleo, Javier Carnero, ha manifestado con posterioridad que se trata de una sola tarjeta y no es opaca, sino una habitual de crédito adscrita al directivo al mando de la antigua fundación de Empleo, que en el tiempo investigado correspondió a Fernando Villén. Ha informado que las liquidaciones de la tarjeta desde 2008 a 2010 suman 1.563 euros. Ha desglosado esta cantidad de la siguiente forma: 359 euros en 2008; 607 euros en 2009; y 597 euros en 2010.

El consejero de Empleo ha comparecido esta tarde en una rueda de prensa ante el revuelo de la denuncia del PP. Ha subrayado que la Junta no se va a pronunciar sobre un tema sujeto a investigación judicial y ha relatado toda la documentación desde 2015 remitida tanto a la UCO como al Juzgado 6 de Sevilla que tiene abiertas las diligencias de instrucción. Como ejemplo de la colaboración, Carnero ha explicado que la Junta entregó la documentación en papel, en soporte informático y además un ordenador con el sistema que utiliza Empleo para el registro de su documentación para que la Guardia Civil hiciera uso del mismo. Todo ello para desmentir al PP de que no se esté colaborando en la investigación.

Respecto al morboso asunto de si la tarjeta en cuestión se utilizó para pagar servicios en un club de alterne, el consejero de Empleo no ha desmentido nada y tampoco lo ha confirmado. Simplemente, ha reconocido, que no lo puede saber. Ha manifestado que eso son afirmaciones de un partido y tendrá que ser «ese partido» (por el PP) el que tenga que demostrarlo o el juzgado el que tenga que «dirimir» si es cierto o no. «Este consejero hace lo que es su obligación, colaborar con el juzgado», ha reiterado varias veces. Javier Carnero asumió el cargo de consejero de Empleo hace un año en junio.

En su comparecencia, Ana Mestre ha exigido a Susana Díaz que dé explicaciones sobre este asunto y que diga cuántas «VISA opacas» hay, quiénes las han usado, qué movimientos han tenido y qué se ha pagado con ellas, informa Efe. La diputada del PP se ha preguntado si hay más y ha aludido a declaraciones de varios trabajadores de la extinta Faffe que confirman la existencia de tarjetas opacas. Mestre ha dicho que hubo «algún error» que se tuvo que reclamar, por importe de más de 500 euros. La Junta ha insistido que solo había una tarjeta adscrita a la dirección de la fundación «como otras empresas públicas y privadas tienen para sus directivos», pero también ha informado que hay tarjetas limitadas a gasolina para los conductores. «No estamos hablando de multitud de tarjetas de cualquier tipo de color, como dice de forma casi apocalíptica el PP, sino que estamos hablando de una tarjeta«, recalcó el portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco, al ser preguntado tras el Consejo de Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos