Degüella a su mujer con un cuchillo y después se suicida en un invernadero de Almería

Vivienda en la que fue degollada la mujer en Almería capital. /Carlos Barba/ EFE
Vivienda en la que fue degollada la mujer en Almería capital. / Carlos Barba/ EFE

La víctima, que no había denunciado malos tratos previos, se recupera en el hospital mientras que sus dos hijos menores han quedado a cargo de la Junta de Andalucía

FRAN GAVILÁN ALMERÍA.

La provincia de Almería ha tenido que lamentar un nuevo caso de violencia de género. Una mujer de 30 años y de origen marroquí permanece hospitalizada desde el pasado domingo en el Complejo Hospitalario de Torrecárdenas de la capital almeriense después de que supuestamente su marido, de 42 años y también de origen magrebí, la degollara con un cuchillo y le propinara varias puñaladas en el cuerpo tras una fuerte discusión en la vivienda que ambos compartían en la calle Seguidillas, en la barriada de El Puche.El presunto agresor, sobre el que no pesaban denuncias previas por malos tratos, fue encontrado sin vida a la mañana siguiente tras haberse suicidado por suspensión en el interior de un invernadero localizado en la barriada capitalina de El Alquián.

Las primeras hipótesis apuntan a que el agresor decidió acabar con su vida al dar por fallecida a su esposa. Un hecho que fue evitado gracias a la rápida intervención de los efectivos sanitarios, quienes trasladaron de urgencia a la mujer «con una grave hemorragia en el cuello» provocada por un arma blanca de «grandes dimensiones».

Debido a la grave herida ocasionada en el cuello, la mujer ingresó de urgencia en el Hospital de Torrecárdenas donde fue intervenida y pasó a la unidad de cuidados intensivos, mientras que los dos hijos menores de la pareja, que no resultaron heridos, han quedado al cargo del servicio de menores de la Junta de Andalucía después de que el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) les haya prestado asistencia ante este caso de violencia de género.

«Estamos ofreciendo a los menores todos los recursos de atención psicológica con los que cuenta la administración autonómica para estos casos», indicó ayer la coordinadora provincial del IAM, Francisca Serrano, quien confirmó que no existía una denuncia en este caso de violencia machista y volvió a recordar la importancia de las denuncias para que los poderes públicos puedan «atender y proteger» a mujeres y menores en situación de violencia.

El subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, insistió también en que las mujeres que sufran cualquier tipo de agresión física o psíquica deben denunciar su situación para que las autoridades puedan intervenir, al tiempo que confirmó que la mujer pasó ayer a planta y su vida «afortunadamente no corre peligro».

Los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría Provincial se han hecho cargo de una investigación que se centró desde el momento de la agresión en la búsqueda del hombre, por lo que en el centro hospitalario se activaron mecanismos de protección para custodiar a la víctima. No obstante, el sospechoso fue encontrado un día después ahorcado en una zona de invernaderos. Fueron los trabajadores de la finca agrícola quienes dieron aviso a la Policía Nacional al encontrar al presunto agresor colgado en un poste de la estructura de plástico.

Tres mujeres han perdido la vida a manos de sus agresores en la provincia de Almería durante este año. La última muerte por violencia machista se produjo el pasado 22 de octubre en la barriada de Burjulú, en Cuevas de Almanzora.

Fotos

Vídeos