El Defensor andaluz propondrá a los diputados debatir sobre la eutanasia

El Defensor andaluz propondrá a los diputados debatir sobre la eutanasia

Jesús de Maeztu adelanta esta conclusión de un informe de su oficina sobre la muerte en Andalucía

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu, elevará al Parlamento una petición para que los grupos políticos planteen posiciones sobre la eutanasia, un debate que cree “inaplazable” porque “está ahí”. Maeztu incluye esta propuesta en un informe especial de la Oficina del Defensor sobre la muerte en Andalucía, en el que se denuncia una atención deficiente en las zonas rurales para garantizar la ley autonómica del derecho a una muerte digna.

Esta ley, aprobada en 2010, fue pionera en España. La eutanasia y suicidio asistido ya eran entonces un asunto de gran actualidad y polémica, pero su regulación no es competencia autonómica, sino estatal. El Defensor, como institución, no se posiciona para avalar su aprobación legal o no, aunque Maeztu ha subrayado que él no es “indiferente” a un debate en el que cree que deben primar “los aspectos éticos y morales sobre cuestiones jurídicas o políticas” . “No soy neutro, pero como institución no debemos pronunciarnos”, ha afirmado en una comparecencia ante los periodistas en el Parlamento para dar a conocer el informe 'Morir en Andalucía. Dignidad y derechos'.

Ahora bien, el Defensor, que fue sacerdote, considera que sí es “oportuno” que la ciudadanía andaluza, a través de sus representantes en el Parlamento, aborden la eutanasia para posicionarse sobre si hay que dar “un paso más allá” cuando el Congreso de los Diputados aborde esta cuestión. Maeztu considera que los grupos pueden promover una resolución tras oír opiniones de colectivos sociales. El Defensor llevará esta propuesta a la Comisión de Salud del Parlamento a la que elevará el informe sobre la muerte en Andalucía. La noticia ya es conocida en este ámbito, pues el que fuera consejero de Salud, Aquilino Alonso, ya expuso la necesidad de debatir sobre la eutanasia en abril del pasado año.

Sobre el novedoso análisis sobre cómo se aplica la ley de muerte digna en Andalucía, Maeztu explicó que se centra más en historias personales que en estadísticas. “La muerte sigue siendo inevitable, pero ya no llega pronto y rápido”, ha expresado para recordar que por ley “tenemos un derecho para que se nos garanticen medidas para morir con dignidad”. El informe ha revelado que este derecho no se aplica con equidad en Andalucía y que el sistema “no llega a todos los que lo necesitan” y muchos fallecen “sin llegar a recibirlos”.

Los ciudadanos tenemos derecho a recibir cuidados paliativos tanto en nuestra casa o en un hospital, donde se decida por voluntad propia. El estudio del Defensor desvela carencias de personal y medios en general, pero estos son más acuciantes en zonas rurales. El informe subraya la falta de pediatras especializados en la materia para atender a los niños en trance de muerte; fallos en la atención a enfermos no oncológicos; el incumplimiento del derecho a una habitación individual y el excesivo peso en familiares de quienes deciden acabar sus días en sus hogares. Sobre esto último, el Defensor ha pedido que la Administración conceda la ayuda por Dependencia de forma inmediata a los familiares de personas en cuidados paliativos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos