Montero: «Decir que Andalucía pone la mano para recibir es ofensivo»

María Jesús Montero, consejera de Hacienda, en la sala de Prensa de Torretriana./SUR
María Jesús Montero, consejera de Hacienda, en la sala de Prensa de Torretriana. / SUR

«No hablemos de solidaridad, sino de equidad. No queremos dinero que venga de Cataluña, no tributan los territorios sino los ciudadanos», dice la consejera de Hacienda y Administración Pública

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

Acaba de dar curso parlamentario al Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2018, que además de ser el primero que aprueba una institución en España y de asegurar el final de la legislatura, tiene un especial valor en un contexto de grave inestabilidad institucional. En esta entrevista, realizada el viernes mientras se consumaba la independencia unilateral de Cataluña, no era posible hablar de otra cosa.

-¿En qué medida el conflicto catalán va a afectar al debate troncal que Andalucía ha lanzado en este curso político, la mejora en el sistema de financiación?

-Estamos alerta. Es fundamental que la posición de Andalucía se escuche clara. Yo creo que Rajoy y Montoro no van a abrir el debate en serio. Hay un documento de un grupo de expertos, ¿a qué viene volver a convocar a otro grupo, aunque sean técnicos de la administración? Esto es un debate político, no técnico. Hay que modificar un modelo en que ponderar cuánto prima la población la dispersión, etc, y cuánto dinero hay en la bolsa.

-Usted centra ahí la gran cuestión, el dinero a repartir. ¿Por qué?

-A todas las comunidades nos faltan recursos, porque el tamaño de la bolsa a repartir es escaso, además de no estar pensada para un momento de caída de ingresos. El Gobierno no tiene ninguna intención de sumar los 20.000 millones que entendemos que le falta al modelo, siendo optimistas porque otros piensan que son 40.000. Cada vez que hablamos de esto Montoro dice que habrá que darle a unos quitándole a otros. ¡Si a la gente no le llega el dinero, cómo le va a quitar!

-Susana Díaz insiste en que Andalucía defenderá la igualdad de ciudadanos y territorios. Es decir, que la ve amenazada.

-Sí. Siempre que se aborda el debate se plantea una posición que gráficamente sería Norte-Sur, en que las comunidades con mayor renta por habitante quieren llevar a la mesa que quienes contribuyen a la bolsa común son los territorios y eso es mentira. Ha atravesado como un mantra, «Cataluña no puede aportar...». No aporta Cataluña, sino los catalanes y lo lógico es que si usted tiene un nivel de renta aporte aproximadamente lo mismo que un nivel de renta similar en Andalucía y los servicios públicos sean similares en ambos sitios.

Noticias relacionadas

-Pero ha cundido

-Como el debate se ha centrado en las balanzas, la ordinalidad... significa que el territorio aporta una cantidad y por lo tanto tiene que recibir una cantidad y desde nuestro punto de vista es equivocado. Al final es un conflicto territorial que no entiende de las personas, sino de cuanto me va a llegar a mi ó y de ahí es muy difícil salir con consenso.

-¿Qué propone?

-Primero, no hablemos de solidaridad, sino de equidad. ¿Cómo que solidaridad? Nosotros no queremos dinero que venga de Cataluña, que ese no es el planteamiento. O las 'pitas, pitas' que decía Aguirre, o que «nosotros» financiamos la sanidad. ¿quiénes somos nosotros? En este país, en una fiscalidad progresiva, quienes más tienen más aportan. Evidentemente, lo contrario sería injusto. Decir que Andalucía pone la mano para recibir, que los otros se permitan decir que la solidaridad tiene un límite, es ofensivo. No se trata de eso, se trata de que todo el mundo pueda tener unos servicios públicos similares, al menos en la financiación. Que las rentas contribuyan de forma similar. Y a partir de ahí podemos tener alguna consideración: el coste de los servicios es más caro en las islas porque hay que transportar, vale, pues cuánto es más caro; o la pirámide de población envejecida... pero ese es el debate. No que yo aporto tanto y me tienes que dar tanto, sino qué necesidades tiene la gente y cómo somos capaces de discriminar las singularidades. Todo lo que sea salirnos de ese debate es pervertido.

-Cunde la idea de que el final pueda ser un concierto para Cataluña, como el vasco. ¿Lo aceptaría Andalucía?

-La amenaza que algunos, no sé si intencionada o veladamente intentan trasladar es que las comunidades con mayor renta se vayan alejando de las de régimen general, como si hubiera un sistema a medida para las más ricas y otro común, para las menos. Es un debate dislocado. Se trata de repartir, se tiene que vincular con las necesidades de los ciudadanos.

-Pero el debate está así.

-Eso significa crear dos tipos distintos de financiación de servicios públicos. Eso significa que los torpes, los flojos, del sur ahora van al norte a pedir... este debate está superado. Es una ofensa para nuestros territorios.

«Un sistema a medida para las más ricas y otro común, para las menos es un debate dislocado. Se trata de repartir» ¿un concierto catalán?

«Por supuesto que Andalucía querrá seguir desarrollando sus cotas de autogobierno, porque le han sentado bien» reforma constitucional

«Andalucía tiene que poner el sentido común, la reforma debe producir una nivelación de la renta en todo el territorio del país» financiación

-Oigo hablar de que Andalucía quiere ser un factor de cohesión. ¿Cómo hacerlo, de qué estamos hablando?

-Andalucía ha jugado siempre el papel de equilibrador de las tensiones territoriales y el sistema de financiación tenemos que protegerlo por ahí. O dicho de otra manera. Nadie critica que haya gente que tenga aspiraciones, salvo que me parece poco solidario; que Cataluña aspire a tener un régimen de financiación más beneficioso que el resto, pues bien, pero es evidente que Andalucía tiene que poner el sentido común. El debate tiene que producir una nivelación de la renta en todo el territorio. Tiene que jugar a ser equilibrador. No a incrementar la tensión, no poner un contrapunto. Nos parece bien que Cataluña quiera más cotas de autogobierno y estamos dispuestos a ver cómo se puede financiar. Pero es que a lo mejor nosotros también las queremos y participar de cómo pagar. Lo que representó el 28-F y el 4-D, que algunos intentan reescribir.

-¿Cree que avanzará la reforma de la Constitución?

-A ver si llega a buen puerto, porque el PP es muy centralista y ha contribuido mucho al conflicto del Estado. El tema de las 35 horas ¿es para llevarlo al TC? Han intentado cargarse la autonomía por la vía de la asfixia financiera o los recursos al TC.

-¿Estamos hablando de que Andalucía aspira a mayor autogobierno?

-Por supuesto, si la reforma constitucional va en la dirección de clarificar mejor la situación entre las distintas administraciones, las duplicidades no están en las comunidades, sino en los ministerios, que nunca se adaptaron al régimen de las autonomías. A Andalucía la autonomía le ha sentado muy bien, vivimos mejor con mayores cotas de autogobierno que cuando se relegaba a una función subsidiada. Desde la perspectiva progresista, no sé qué querrá el PP, en la reforma constitucional, todavía hay ámbitos donde se podrá hablar, en un debate sosegado, con la armonización que haya que ejercer, no se trata de que cada uno construya un mini espacio, por supuesto que Andalucía querrá seguir desarrollando sus cotas de autogobierno, porque le ha sentado bien.

Fotos

Vídeos