Un debate de mujeres

Susana Díaz, Carmen Lizárraga y Elena Cortés, en la sesión de control ayer en el Parlamento. :: Vidal. efe/
Susana Díaz, Carmen Lizárraga y Elena Cortés, en la sesión de control ayer en el Parlamento. :: Vidal. efe

El Parlamento acuerda por unanimidad reclamar al Gobierno de Rajoy leyes de igualdad laboral tras una sesión de control a Díaz con alusiones a la movilización de este 8M

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

El Parlamento andaluz acordó ayer con el respaldo de los cinco grupos políticos que lo componen instar al Gobierno de Mariano Rajoy a aprobar una ley de igualdad laboral y otra de igualdad en materia retributiva para eliminar cualquier discriminación entre hombres y mujeres. También aprobó instar al Gobierno andaluz a acabar con la brecha salarial en esta Comunidad y detectar los motivos que la provocan. Con esta posición la Cámara andaluza, que alteró la fecha del Pleno para no coincidir con un 8 de marzo diferente a otros por la huelga de mujeres, se suma en bloque a las reivindicaciones de esta convocatoria.

Las iniciativas aprobadas fueron a iniciativa de PSOE la primera, y de Podemos la segunda. Los diputados socialistas respaldaron solo parte de esta última, que sí votaron sin titubeos PP, Ciudadanos, además de Izquierda Unida. El Pleno estuvo ambientado por las movilizaciones de mujeres previstas para hoy y también marcó la sesión de control a la presidenta de la Junta, aunque solo la pregunta de IU estaba relacionada con las políticas de igualdad del ejecutivo autonómico. En esta ocasión el coordinador de IU, Antonio Maíllo, cedió a la portavoz adjunta, Elena Cortés, la interpelación a Susana Díaz. Hubo otro cambio, aunque no de género, al ser la diputada Carmen Lizárraga la que debatió con la presidenta en el turno de Podemos en lugar de Teresa Rodríguez. En este caso fue porque la pregunta era sobre el acuerdo parlamentario sobre financiación autonómica y Lizárraga es la experta de Podemos en esta materia.

Desde varias perspectivas y aún por motivos diferentes la sesión de control se convirtió en un debate de mujeres y sobre mujeres, del que no quiso quedarse fuera el líder de la oposición, Juanma Moreno. El dirigente del PP-A y Elena Cortés protagonizaron los rifirrafes más agrios de la sesión a cuenta precisamente de las políticas de igualdad del Gobierno de Díaz.

Moreno dijo de la presidenta que su palabra en defensa de la mujer «no tiene valor» debido a la alta tasa de paro de las féminas en Andalucía, seis puntos superior a la de los hombres y ocho punto más que la media en España. También denunció que en la Junta sea evidente que las funcionarias, siendo muchas más que los funcionarios, ocupen muchos menos puestos directivos. «¿Qué valor puede tener su palabra?», preguntó Moreno tras reseñar estos datos. «Una cosa es predicar y otra dar trigo», espetó.

Con estos mensajes Moreno quiso evidenciar que coincide con las reivindicaciones de las mujeres este 8M, aunque su posición es ambigua por no apoyar la huelga igual que CS. Quizás para distanciarse de este partido ha bendecido a los dirigentes de su partido que quieran participar. El primero en apuntarse ha sido un miembro de su núcleo duro en la dirección regional, Toni Martín, aunque anunció en Twitter que apoyaba el paro a título personal.

Díaz respondió a Moreno con los mismos reproches, recordando que fue secretario de Estado de políticas sociales en los primeros años de la crisis. «Todas las medidas que puso sobre la mesa iban dirigidas a romper la barrera de la igualdad y a acrecentar las diferencias y desigualdades en materia de dependencia, recortes en políticas de igualdad y en la lucha contra la violencia de género», espetó. «Su credibilidad en materia de igualdad es ninguna», dijo.

Credibilidad

Díaz ya había dejado claro en el rifirrafe con la portavoz de IU que no solo respalda las movilizaciones «de hombres y mujeres» (por este orden) de hoy, sino que pronosticó un gran «éxito» de las mismas. Elena Cortés no le dio credibilidad tampoco. Afeó a la presidenta que hubiera tardado tres años en aparecer con la reforma de la Ley de Igualdad para considerar que su «conciencia violeta» es de un «bajo voltaje». Cortés, que se ha volcado en la movilización por la huelga, enumeró los incumplimientos en materia de igualdad del Gobierno andaluz en un tono muy duro con Díaz, hasta el punto de repetir como estribillo «¿no le da vergüenza?». Entre los reproches, recordó la promesa electoral de una matrona por centro de salud o que lleva prometiendo desde 2014 un plan contra la trata de niñas y mujeres. También denunció que la propia Junta está siendo de contra pique a la huelga, cuando hay exámenes en colegios y mujeres que deseaban parar las 24 horas en el SAS, las han puesto en servicios mínimos.

Díaz criticó el tono agrio de Cortés: «Si cree que con su intervención contribuye a una gran movilización en defensa de la igualdad, hágaselo mirar». Recordó que el Presupuesto de la Junta ha sido pionero en impacto de género y que el PSOE, partido que sacó adelante la primera ley de Igualdad y las listas cremallera, lleva en su ADN «la defensa de la igualdad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos